Alex Rodríguez en su adiós con los Yanquis: “Estoy en paz conmigo”

Publicado el 12 de agosto de 2016

arodriguez1.jpg_1803496872

Empapado por la lluvia, Alex Rodríguez preservó el buen humor en sus últimos momentos con un uniforme como jugador de los Yanquis de Nueva York.

La muy precipitada ceremonia que el equipo le preparó el viernes para su adiós del Bronx había quedado desteñida por un aguacero y ráfagas de relámpagos, pero nada de eso perturbó al bateador designado de origen dominicano.

“El béisbol tiene una manera peculiar de darte un toquecito en el hombro cuando menos lo esperas para decirte que se acabó. Estoy en paz conmigo”, había dicho Rodríguez horas antes al partido contra los Rays de Tampa Bay, su último con los Yanquis antes que le retiren del roster activo.

 


 

Su adiós en el Yankee Stadium, en el mes de agosto, estuvo muy lejos de las elaboradas giras de despedida que la franquicia más valiosa y laureada del béisbol le ofreció a Derek Jeter y Mariano Rivera, mitos de la organización que se retiraron en el último lustro.

Con un promedio al bate por debajo de .200 y necesitado de cuatro jonrones para alcanzar el exclusivo club de los 700, el toletero de 41 años de edad —odiado y amado por igual— pudo al menos tener la satisfacción de un último juego en casa que contó con la presencia de su madre y dos hijas.

El legendario jonronero yanqui Reggie Jackson se encargó de acompañar a Lourdes Navarro, la madre de A-Rod. El panameño Rivera recibió tal vez la ovación más fuerte de la noche al ingresar al terreno junto a las hijas de Rodríguez, Natasha y Elle.

 


 

Cuando las gotas de lluvia arreciaron, al filo de las 7 de la noche, el acto adquirió tintes surreales. Todos se apuraban para cumplir con lo previsto, incluyendo la entrega de una almohadilla al número 13.

La percepción generalizada era que los Yanquis no despedían a Rodríguez con todos los honores. Lo estaban exiliando, por más que le estaban asignando hasta fin de año las funciones de asesor e instructor. Era su final en Nueva York dentro de una controversial trayectoria que incluyó una larga suspensión por dopaje, demandas y un campeonato de la Serie Mundial.

Relegado a la banca durante casi todo el último mes, el manager Joe Girardi puso a Rodríguez de titular en su alineación, como designado y tercero en el orden ofensivo ante Tampa Bay. Girardi se resistió a colocarle como defensor de la tercera base.

 


 

Era su partido número 2.784 en temporada regular en las mayores dentro de una carrera que comenzó con Seattle en 1994, que siguió en Texas en 2001 y luego con los Yanquis a partir de 2004.

¿Seguirá activo con otro equipo? ¿Miami? Rodríguez no ha descartado la posibilidad. Nueva York le debe algo más de 7,1 millones de dólares en salario por lo que queda de este año y 20 millones para el próximo, en el que vencerá su contrato de 275 millones por 10 campañas.

A-Rod dijo sentirse a gusto con las circunstancias de su adiós, y hasta agradeció a Hal Steinbrenner, el actual patriarca de la familia dueña del club.

“Con todas mis metidas de pata y lo mal que me porté, el hecho de que puedo salir por (esa) puerta, el que Hal me quiera como parte de la familia, eso es como batear 800 jonrones para mí”.

 

Vía Panorama/www.diariorepublica.com

Palabras clave:  , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

// Comente