Luis Aparicio cumple 83 años, único venezolano en el Salón de la Fama de las Grandes Ligas

Publicado el 29 de abril de 2017

Los 29 de abril son fecha patria para los amantes y conocedores del béisbol, como no si se trata del cumpleaños del gran Luis Aparicio, nuestro único hall de la fama, nuestra más grande leyenda deportiva. Ese, este sábado celebra 83 años de vida y ¡que vida!.

Luis Ernesto nació en Maracaibo en 1934, hijo del shortstop Luis Aparicio Ortega, “El Grande de Maracaibo”, comenzó a jugar béisbol casi de forma automática y cuando arribó a los 20 años debutó en el béisbol profesional en un juego Gavilanes–Pastora, donde su padre le entregó un guante y la llave al éxito.

En nuestro país jugó 13 años, luciendo las camisetas de Gavilanes, Cervecería Caracas, La Guaira, Zulia y Lara. Durante su carrera en Venezuela totalizó 419 juegos, 211 carreras anotadas, 135 anotadas, 370 hits, 63 dobles, 15 triples y siete jonrones. Robó 58 bases y dejó average de 247.

Asertivo al bate, elegante en el campo

El talento desbordado de Luis Aparicio no tardó en hacerse un gran suceso nacional y es que el maracucho se convirtió en el quinto venezolano en debutar en Grandes Ligas cuando en 1956 llegó a los medias Blancas de Chicago para ser el sucesor, nada más y nada menos que, de Alfonso “Chico” Carrasquel.

Ese año, sus números le permitieron consagrarse Novato del Año de la Liga Americana y ahí comenzó a hilar una historia llena de éxitos que serviría de inspiración para todos los venezolanos que vendrían.

Chicago fue su escenario perfecto hasta 1963, cuando fue cambiado a Orioles de Baltimore, donde se mantuvo cuatro campañas. En 1968 regresó con los Medias Blancas, pero sería con Boston con quien culminaría su carrera en 1973.

En 18 años consiguió el líderato de todos los tiempos en más juegos jugados (2599), asistencias, y doble matanzas para un shortstop. Participó en 10 juegos de las estrellas y recibió nueve Guantes de Oro. Conectó 2677 hits, 394 dobles, 92 triples y 83 jonrones, remolcó 791 carreras y sorteó 736 boletos.

Inmortal en el Olimpo del béisbol

En 1979, cinco años después de su retiro, aquella elegancia y agilidad, con la que había marcado pauta en el terreno, lo hicieron acreedor de su primera nominación al Salón de la Fama del Béisbol del llamado mejor béisbol del mundo.

En esa primera oportunidad quedó en la posición 13 en las votaciones, pero aquello, lejos de vaticinar su debut y despedida, lo planteó como un nominado constante que con los años fue ganando popularidad.

No fue hasta 1984, en su sexto año de candidatura, cuando logró el primer lugar en las votaciones con 341 votos que representaban el 84,62% del total.

Desde entonces, la leyenda de que Venezuela es tierra de shortstop se acrecentó y las ilusiones de miles de jóvenes se alojaron en ser el predecesor de Luis Aparicio, el hombre que sin ser el primero se convirtió en el venezolano más destacado en el Big Show.

33 años después, seguimos hablando del único criollo con una placa en el anhelado Salón de la Fama de Cooperstown.

Su discurso ha sido recordado por muchos por estar cargado de sinceridad y humildad. Quizás el más corto de la historia como él mismo ha dicho, pero vaya que ese pequeño minuto marcó un antes y un después en los peloteros latinos.

Vía Globovision/www.diariorepublica.com

Palabras clave:  ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente