Zulianos exigen cese de ataques al Metro de Maracaibo

Publicado el 26 de junio de 2017

que

“Vivimos minutos de pánico, estrés y terror cuando los encapuchados comenzaron a golpear con piedras, tubos y chopos la unidad cerca del elevado del centro comercial Galerías, en la avenida La Limpia”, relató Joelvis Valero, quien viajaba en el bus de tránsito rápido (BTR) 710, quemado durante una jornada de protesta convocada por la oposición.

“Los terroristas empezaron a golpear la unidad, empezaron a echarle gasolina con nosotros adentro. Señoras de la tercera edad y muchachas empezaron a gritar y llorar, pedían a gritos que no nos quemaran. El chofer decidió abrir las puertas y todos bajamos”, detalló el estudiante.

k

Más de 50 encapuchados secuestraron la unidad, que cubría el servicio Hora Pico de la Circunvalación 2, para finalmente quemarla el viernes 23 de junio, pasadas las 5:00 de la tarde.

Otra pasajera del BTR, Karledys García‏ contó a través de su cuenta Twitter, que “fue una experiencia terrible. Decían: ‘Sólo queremos 30 minutos con el bus’. Después que nos bajamos, cinco personas secuestraron al chofer con el bus para finalmente quemarlo”.

El operador aseguró que dos grupos de choque los interceptaron: “Primero nos llegaron como 15 sujetos cerca de la entrada del cementerio Corazón de Jesús, rodearon el bus y lanzaban piedras al parabrisas y rociaban gasolina. Traté de maniobrar para escapar, pero otro grupo nos esperaba en el distribuidor Humberto Fernández Morán”.

“Decidí abrir las puertas cuando rompieron el vidrio trasero, no iba a poner en riesgo a los 70 usuarios que iban. Allí entraron unos carajitos, uno me apuntaba con un chopo, rompieron las cámaras y el sistema de seguridad”, afirmó.

ataque

Para el trabajador el ataque fue planificado y el objetivo no era sólo la unidad: “Me obligaron a manejar hasta el centro comercial, ahí me ordenaron que me pusiera frente al bus y empezaron a lanzar más piedras y gasolina. Pude escapar porque me confundí entre la gente que corría asustada; me escondí en un taxi y me fui hasta Amparo. Dios me protegió en ese momento”.

Valero, García y el operador del metrobús coinciden que sintieron miedo e impotencia, pero a la vez exigen el cese de las agresiones al Metro de Maracaibo, que ya suman 55 en lo que va de año. El apoyo de los zulianos ha sido unánime y a una sola voz: No más ataques.

Javier Villalobos, trabajador de la construcción, exigió justicia: “Estoy en desacuerdo que se queme vilmente un bus porque son bienes de la nación, las bandas pagadas por la derecha deberían estar tras las rejas”.

Para Yasmeli Urdaneta, docente, “no se justifica dañar cosas que utilizamos y que son para nuestro beneficio. Hay intereses personales detrás de estas acciones. Hago un llamado a la reflexión porque así crean sólo caos”.

Daniel Puerta, estudiante universitario, condenó la quema del BTR porque “ocasiona deficiencias en el servicio, que es el más económico que existe”. Mientras que Aura Galicia enérgicamente señaló que estas acciones terroristas “nos están arruinando, esto perjudica a las personas mayores que como yo viajamos gratis en Bus Metromara. Sólo nos trae sufrimiento, es una maldad”.

Nota de Prensa/www.diariorepublica.com

Palabras clave:  , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente