Cine venezolano celebra 120 años

Publicado el 28 de enero de 2017

la_distancia_mas_larga_lncima20150415_0157_1.jpg_1819353690

Hay una película entre el Lago de Maracaibo y el cine venezolano que no termina de ser contada. No solo porque fue en la ciudad lacustre donde se vio cine por primera vez en Suramérica, hace hoy 120 años, sino porque las circunstancias por las que arribó la máquina de los hermanos Lumière a Maracaibo primero que otras ciudades portuarias del continente deberían marcar el rumbo del cine venezolano.

De acuerdo con Jaime Sandoval la primera venta que hizo la Vitascope Company en junio de 1896 fue a Luis Manuel Méndez de Maracaibo quien compró los derechos para Venezuela y Colombia por un costo de 750 dólares. Así, los maracaiberos de entonces vieron cine a solo semanas que los neoyorquinos lo hicieran, también por vez primera, y a sólo seis meses de que el gran invento que transformaría el arte y la cultura a escala mundial se encendiera por primera vez en un teatro de París.

Pero los empresarios y los artistas de esa época como Manuel Trujillo Duran no se conformaron sólo con mostrar el gran invento sino que se animaron a hacer cine y así se crearon Muchachos bañándose en la laguna de Maracaibo y un Celebre dentista sacando muelas en el Hotel Europa que se vieron por primera vez el 28 de enero de 1897.

En enero de 1987 Rodolfo Izaguirre escribe en la revista Imagen del Consejo Nacional de la Cultura que el cine criollo debería dejar de ser la audacia de unos pocos pero que, a partir de ese mismo espíritu emprendedor, construir una industria cinematográfica que pudiera proyectarse en las salas del continente.
Izaguirre asegura que ese proceso se inició en 1973 con la película de Mauricio Walerstein Cuando quiero llorar no lloro que comenzó a derrotar dos  mitos que han hecho sombras sobre el cine venezolano: la calidad técnica, cinematográfica y la aceptación del público.

La lucha ha sido dura y asimétrica. Pero luego llegaron El pez que fuma de Román Chalbaud, La pequeña revancha de Olegario Barrera, Homicidio Culposo de César Bolívar, Soy un delincuente de Clemente de la Cerda, Se busca muchacha de buena presencia y motorizado con moto propia de Alfredo Anzola, Simplicio de Franco Rubartelli, Macho y Hembra de Mauricio Walerstein, Oriana de Fina Torres y de entre en una lista que puede variar de acuerdo con el gusto del espectador, Macu, la mujer del policía de Solveig Hoogesteijn, que es quizás la película nacional más vista y comentada por el público venezolano en toda su historia.

Cada una de ellas contribuyeron a derrumbar el mito de que el público venezolano no veía su propio cine y que no había en el país ni el talento ni la infraestructura y el soporte técnico necesario para crear cine taquillero con temática venezolana y calidad de exportación. Una verdadera industria cinematográfica.

Mucha cinta ha rodado desde entonces en las salas de cine del país pero tres cuestiones que han levitado sobre la producción nacional han cambiado obviamente: cada vez son más las películas que se hacen, cada vez es mayor el público que asiste a ver cine criollo y la calidad de lo que se hace es constantemente reconocida y premiada a escala internacional.

De los 120 años que celebra hoy, los únicos momentos en que el cine ha tenido una destacada producción fue entre 1949 al 52 cuando Bolívar Films produjo siete largometrajes, entre ellos la histórica La balandra Isabel de Hugo Cristensen y Civenca produjo, en el mismo lapso, otras tres. Y en la década del 70 cuando se hacen 51 films en total y la siguiente en la que la creación se duplica en relación con la anterior, de acuerdo con Roseline Paelinck.

Aunque el cine venezolano ha tenido momentos de particular esplendor en torno a películas que han movilizado la opinión del público, es la creación del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (Cnac) en 1994, con base en la Ley de Cinematografía Nacional del año anterior, según se reseña en la página en Internet de esta institución, y el nacimiento de la Villa del Cine en 2006 lo que ha hecho que a 120 años de Muchachos bañándose en la laguna de Maracaibo la cinematografía venezolana tenga una nueva perspectiva.

En cifras y de acuerdo a datos del Observatorio del Cine, entre 1994 y el 2005 el Cnac hizo 49 películas y entre 2006 y 2015 se han creado 183. La misma fuente destaca como hitos en el cine nacional los premios internacionales recibidos por Hermano de Marcel Rasquin, Brecha en el silencio de Luis y Andrés Rodríguez, Pelo Malo de Mariana Rondón, La distancia más larga de Claudia Pinto, Azul y no tan rosa de Miguel Ferrari y Desde allá de Lorenzo Vigas.

Destaca el hecho de que en los últimos años se han creado numerosas películas de época, un tipo de cine que prácticamente no existía en este país. Hoy sin embargo hay dos películas sobre Francisco de Miranda, dos más sobre Bolívar, otra sobre Ezequiel Zamora, aunque todas ellas giran en torno a la vida del héroe y aún está por contarse esa misma historia patria pero desde la vivencia del pueblo anónimo que la hizo posible.

La cuestión que quizás aún amerita mayor debate, tomando en cuenta las críticas que en la década de los 80 Rodolfo Izaguirre hacía al cine venezolano y que Román Chalbaud validó cuando en una entrevista a la revista Imagen de septiembre de 1987 dijo que después de La oveja negra no haría más películas sino cine es ¿cuánto se ha avanzado en la construcción de un lenguaje cinematográfico auténticamente venezolano?
¿Ha superado el cine nacional el peso que la literatura le impuso en el siglo pasado, de acuerdo con Izaguirre? ¿Ha superado, incluso, la impronta que las páginas de sucesos y noticieros de televisión dejaron en el cine policial? ¿En que ha parado el realismo crítico que en otros momentos fue tema de debates?
Parece bastante obvio que la consabida crítica popular de que el cine nuestro era palabras groseras, sexo y malandros cuando no guerrilleros ha pasado a la historia. Hay una nueva realidad cinematográfica si la expresión es posible pero con tareas pendientes.

Vía Panorama/www.diariorepublica.com

Palabras clave:  ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente