A esta buenaza de “Sex and the City” no le interesa la cirugía (Fotos)

Publicado el 11 de julio de 2012

kim_cattrall_interior_5503_635xKim Cattrall no está dispuesta a permitir que ni la edad ni Samantha Jones, su popular personaje en “Sexo en Nueva York“, limiten sus experiencias vitales y profesionales.

Su poderosa presencia despliega recursos muy diferentes a los de la comehombres que interpretó durante más de una década en pantalla. A su paso por Berlín, invitada por el Festival Liberatum durante la Semana de la Moda, se muestra tajante:

“Las revistas tratan a la mujer que envejece como si tuviera una enfermedad. Por nada del mundo se me ocurriría obsesionarme con la cirugía estética. No quiero convertirme en una bolsa de plástico“, asegura la actriz, que hace tiempo que renegó del uso del bótox.

“Mi padre murió en febrero, tenía demencia. Estoy a punto de cumplir 56 años, no me importa decirlo, y ese es el tipo de experiencias que te hacen cambiar la perspectiva de tu vida“.

Cattrall explica que la pérdida de su padre cerró un círculo emocional y coincidió con un momento en el que la edad empieza a limitar en exceso las posibilidades de trabajo. “Me he dicho: Si la industria quiere encasillarme en un cajón, entonces tendré que customizar el cajón“.

Por lo pronto se deja querer por el teatro, el medio que mejor le ha tratado en los últimos tiempos porque, reconoce, le permite envejecer con naturalidad. “En el cine quedo relegada a papeles secundarios y es algo que no me importa, pero en el teatro puedo hacer de Cleopatra. ¿Qué más se puede pedir?". En septiembre interpreta en los escenarios británicos un Shakespeare, precisamente “Antonio y Cleopatra“, tras haber cerrado 2011 en Broadway con la comedia “Vidas privadas“.

cattrall1jn110“Como actriz uno de mis grandes placeres es el de acercar al teatro a una nueva generación. Parte del público que acude a ver mis obras nunca antes había pisado uno“, apunta. Sabe que conecta con un público joven, pero hay gente en el cine que no parece verlo. “Quiero contar un tipo de historias que no encuentro en las películas que se estrenan y eso es frustrante, así que habrá que crearlas…“. Por eso tiene como referente a la también actriz Jane Fonda, dueña de una productora con la que se encarga de “contar historias de mujeres de su edad y de mostrar sus problemas reales“.

Quiere hacer algo similar a la mujer que en su día interpretó a “Barbarella“ y es consciente que para eso necesita aprovechar el éxito inesperado de “Sexo en Nueva York“. “Es verdad que nadie pensaba que fuera a ser una comedia tan popular, pero llegó en el momento adecuado. Fue una progresión natural -explica-. En su día la televisión tuvo a Mary Tyler Moore y más tarde introdujo la imagen de la madre soltera con Murphy Brown. Luego llegaron las cuatro protagonistas de nuestra serie. Eran el tipo de personajes femeninos que se necesitaba mostrar, mujeres que pueden comportarse como familia entre ellas y que no necesitan convertirse en hombres para sobrevivir".

kim-cattrall-hot-e4f8aDefiende al personaje que le dio fama pero recientemente aseguró que interpretar a Samantha, una mujer que se definía como “trysexual“ porque lo intentaba todo en la cama, casi acaba con su propia vida íntima. “Por culpa de ella terminé en terapia… pero de todos modos creo que todo el mundo debería ir así que no le guardo rencor“, responde entre risas. Cuanto menos le ha proporcionado algún que otro momento embarazoso. “Mucha gente te trata en privado como si ya te conociera y ese no es modo de iniciar una relación de ningún tipo. Por no hablar de las veces que se me han acercado y me han dicho ´Gracias a verte en televisión mi mujer y yo tuvimos un hijo´. Ante esa situación solo acierto a decir ´De nada´, aunque en verdad él mérito es de Samantha, no mío“.

Vía S moda/El País de España

Palabras clave:  , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

// Comente