Descubre la verdadera historia del Capo Brasileño y su “discurso profético” a 6 años de su publicación

Publicado el 27 de junio de 2014

Marcos Camacho, más conocido por el sobrenombre de Marcola, es el máximo dirigente de una organización criminal de Sao Paulo (Brasil) denominada Primer Comando de la Capital (PCC).

El 23 de mayo del año 2008, hace justo 6 años, el diario O Globo de Brasil, en su Editorial Segundo Cuaderno, publicó una entrevista a Marcola del PCC. Él es Marcos Camacho, jefe de la banda carcelaria de San Pablo denominada Primer Comando de la Capital (PCC)

Un cineasta y periodista brasileño, Arnaldo Jabor, autor de libros como Sandwiches de Realidade o Invasão das Salchichas Gigantes,   hizo una entrevista apócrifa pero verosímil a Marcos Williams Herbas Camacho, Marcola: el jefe máximo de una temible banda (Primeiro Comando da Capital, PCC), que dirige el narcotráfico y el crimen organizado desde la cárcel de San Pablo.

  Aprovechando una leyenda, según la cual Marcola lleva leídos 3.000 libros, Jabor lo hizo elaborar un discurso erudito.  Su propósito era mostrar que los poderes públicos, en manos de una dirigencia incompetente o corrupta, han destruido (en Brasil como en otras partes) las bases de la convivencia social.

  El falso Marcola evoca La Divina Comedia  y, recordando la frase inscrita en el portal del Infierno dantesco (“Lasciate ogne speranza, voi ch’intrate”) alerta a los dueños del poder político: “Pierdan todas las esperanzas. Estamos todos en el infierno”.

La entrevista apócrifa  ( obra, literaria o de otra naturaleza, atribuida falsa, supuesta o fingidamente a un autor) –en portugués y en una magra traducción al castellano—trepó a diversos blogs, fue reproducida a través de incontables cadenas de e-mail y  alimentó diversos foros electrónicos.

Muchos se sintieron amenazados por esa “cultura asesina” contra la cual –al parecer–  ya nada puede hacerse. Como Orson Wells con sus “noticias” sobre los aliens, Jabor estremeció con su “entrevista” a Marcola.

Hay, sin embargo, diferencias.

Los narcotraficantes son seres reales, no  imaginarios.

Al poner ciertas verdades en la boca del capomafia  Jabor ayuda a comprender que la marginalidad es un subproducto de la desigualdad social.

Llama la atención, por lo demás, sobre un hecho que a menudo se olvida: algunos problemas que pueden resolverse con relativa facilidad, se tornan insolubles con la acción prolongada.

El diagnóstico del falso Marcola es correcto y su predicción –aunque dramatizada—sirve de alerta.

Es lastimoso que, después de haber hecho tal servicio, Jabor no extraiga las conclusiones acertadas.

El periodista omite toda referencia a las causas últimas de la pobreza.

No sospecha que el orden económico mundial tenga algo que ver.

No advierte que el credo neoliberal –al cual adhirió años ha–  alejó las soluciones posibles.

No distingue entre políticas que reducen la inequidad social y otras que la agravan.

Tampoco entre aquellas que favorecen el desarrollo económico y otras que pueden frenarlo.

Prefiere proclamar la existencia de una “crisis institucional”, provocada por la “incompetência evidente” de los políticos; y hace que Marcola sugiera –como único modo de aliviar la situación—una  “tiranía esclarecida”.

Es una manifestación de racismo antipolítico. El mensaje es claro: si la sociedad sigue en manos de esa “raza”, lasciate ogne speranza.

Dante, por cierto, coloca a los violentos y a los corruptos en el Infierno; pero también reserva un castigo para los “oportunistas”: aquellos que en vida no hicieron nada, ni para bien ni para mal.  Los confina a las riveras del Acheron –río situado en el conurbano infernal–  y nos informa que serán eternamente atacados por avispas y gusanos.

Si el averno es aquel que –guiado por Virgilio— Dante exploró el Viernes Santo de 1300, conviene no aceptar el convite a la resignación.

Tampoco es útil, para la vida mundanal, aceptar que ya estamos todos (junto a Marcola) en el infierno.

Análisis de Rodolfo H. Terragno, hunna.org

 

A continuación reproducimos la entrevista apócrifa publicada el 23 de Mayo de 2008

Las respuestas de Marcola nos aproximan a lo que puede ser el futuro de la delincuencia común en América Latina.
O Globo: ¿Usted es del PRIMER COMANDO DE LA CAPITAL (PCC)?
Marcola: Más que eso, yo soy una señal de estos tiempos. Yo era pobre e invisible. Ustedes nunca me miraron durante décadas y antiguamente era fácil resolver el problema de la miseria. El diagnóstico era obvio: migración rural, desnivel de renta, pocas villas miseria, discretas periferias; la solución nunca aparecía… ¿Qué hicieron? Nada. ¿El Gobierno Federal alguna vez reservó algún presupuesto para nosotros? Nosotros sólo éramos noticia en los derrumbes de las villas en las montañas o en la música romántica sobre “la belleza de esas montañas al amanecer”, esas cosas…

 

Ahora estamos ricos con la multinacional de la droga. Y ustedes se están muriendo de miedo. Nosotros somos el inicio tardío de vuestra conciencia social.

O Globo: Pero la solución sería…
Marcola: ¿Solución? No hay solución, hermano. La propia idea de “solución” ya es un error.
¿Ya vio el tamaño de las 560 villas miseria de Río? ¿Ya anduvo en helicóptero por sobre la periferia de San Pablo? ¿Solución, cómo? Sólo la habría con muchos millones de dólares gastados organizadamente, con un gobernante de alto nivel, una inmensa voluntad política, crecimiento económico, revolución en la educación, urbanización general y todo tendría que ser bajo la batuta casi de una “tiranía esclarecida” que saltase por sobre la parálisis burocrática secular, que pasase por encima del Legislativo cómplice. Y del Judicial que impide puniciones. Tendría que haber una reforma radical del proceso penal de país, tendría que haber comunicaciones e inteligencia entre policías municipales, provinciales y federales (nosotros hacemos hasta “conference calls” entre presidiarios…)

Y todo eso costaría billones de dólares e implicaría una mudanza psicosocial profunda en la estructura política del país. O sea: es imposible. No hay solución.

O Globo: ¿Usted no tiene miedo de morir?
Marcola: Ustedes son los que tienen miedo de morir, yo no. Mejor dicho, aquí en la cárcel ustedes no pueden entrar y matarme, pero yo puedo mandar matarlos a ustedes allí afuera. Nosotros somos hombres-bombas. En las villas miseria hay cien mil hombres-bombas. Estamos en el centro de lo insoluble mismo. Ustedes en el bien y el mal y, en medio, la frontera de la muerte, la única frontera. Ya somos una nueva “especie”, ya somos otros bichos, diferentes a ustedes.

La muerte para ustedes es un drama cristiano en una cama, por un ataque al corazón. La muerte para nosotros es la comida diaria, tirados en una fosa común.

¿Ustedes intelectuales no hablan de lucha de clases, de ser marginal, ser héroe? Entonces ¡llegamos nosotros! ¡Ja, ja, ja…! Yo leo mucho; leí 3.000 libros y leo a Dante, pero mis soldados son extrañas anomalías del desarrollo torcido de este país.

No hay más proletarios, o infelices, o explotados. Hay una tercera cosa creciendo allí afuera, cultivada en el barro, educándose en el más absoluto analfabetismo, diplomándose en las cárceles, como un monstruo Alien escondido en los rincones de la ciudad. Ya surgió un nuevo lenguaje. Es eso. Es otra lengua.

Está delante de una especie de post miseria.

La post miseria genera una nueva cultura asesina, ayudada por la tecnología, satélites, celulares, Internet, armas modernas. Es la mierda con chips, con megabytes.

O Globo: ¿Qué cambió en las periferias?
Marcola: Mangos. Nosotros ahora tenemos. ¿Usted cree que quien tiene 40 millones de dólares como Beira Mar no manda? Con 40 millones de dólares la prisión es un hotel, un escritorio… Cuál es la policía que va a quemar esa mina de oro, ¿entiende? Nosotros somos una empresa moderna, rica. Si el funcionario vacila, es despedido y “colocado en el microondas”.

Ustedes son el estado quebrado, dominado por incompetentes.

Nosotros tenemos métodos ágiles de gestión. Ustedes son lentos, burocráticos. Nosotros luchamos en terreno propio. Ustedes, en tierra extraña. Nosotros no tememos a la muerte. Ustedes mueren de miedo. Nosotros estamos bien armados. Ustedes tienen calibre 38. Nosotros estamos en el ataque. Ustedes en la defensa. Ustedes tienen la manía del humanismo. Nosotros somos crueles, sin piedad. Ustedes nos transformaron en “super stars” del crimen.  Nosotros los tenemos de payasos. Nosotros somos ayudados por la población de las villas miseria, por miedo o por amor. Ustedes son odiados. Ustedes son regionales, provincianos. Nuestras armas y productos vienen de afuera, somos “globales”. Nosotros no nos olvidamos de ustedes, son nuestros “clientes”. Ustedes nos olvidan cuando pasa el susto de la violencia que provocamos. (¡MENUDO COMENTARIO WOW!)

O Globo: ¿Pero, qué debemos hacer?
Marcola: Les voy a dar una idea, aunque sea en contra de mí. ¡Agarren a “los barones del polvo” (cocaína)! Hay diputados, senadores, empresarios, hay ex presidentes en el medio de la cocaína y de las armas. ¿Pero, quién va a hacer eso? ¿El ejército? ¿Con qué plata?

No tienen dinero ni para comida de los reclutas Estoy leyendo “Sobre la guerra”, de Klausewitz. No hay perspectiva de éxito. Nosotros somos hormigas devoradoras, escondidas en los rincones. Tenemos hasta misiles anti-tanque. Si embroman, van a salir unos Stinger. Para acabar con nosotros… solamente con una bomba atómica en las villas miseria. ¿Ya pensó? ¿Ipanema radiactiva?

O Globo: Pero… ¿No habrá una solución?

Marcola: Ustedes sólo pueden llegar a algún suceso si desisten de defender la “normalidad”. No hay más normalidad alguna. Ustedes precisan hacer una autocrítica de su propia incompetencia. Pero a ser franco, en serio, en la moral. Estamos todos en el centro de lo insoluble. Sólo que nosotros vivimos de él y ustedes no tienen salida. Sólo la mierda. Y nosotros ya trabajamos dentro de ella. Entiéndame, hermano, no hay solución. ¿Saben por qué? Porque ustedes no entienden ni la extensión del problema.

Vía O Globo / hunna.org / www.diariorepublica.com 

Palabras clave:  , , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente