Estas catiras se le desnudaron otra vez al poderoso Putin…que por qué..? Aquí la respuesta

Publicado el 3 de febrero de 2013

image

Mientras una gran parte de la sociedad rusa exigía del Kremlin que garantizara que las chicas de Pussy Riot recibieran un castigo ejemplar, sus adversarios sostenían que el proceso contra ellas evocaba recuerdos de la Inquisición, así como de las épocas más negras de la historia rusa.

Según Maria Aliojina, la culpa del caso, que ha dividido a la sociedad, es del poder autoritario que rige en Rusia, que “ignora la opinión de la gente joven.

“En la sociedad se cultiva la crueldad y el rechazo a la disidencia”, opina la activista que está cumpliendo condena.

Aliojina, que es madre soltera, fue sometida a una fuerte presión durante el proceso para que reconociera su culpa. Una de las amenazas que según sus amigos recibió fue la de enviar a su único hijo a un orfanato si se negaba a colaborar.

image

Ella empezó una huelga de hambre, pero se negó a declararse culpable. En sus vidas cotidianas son chicas normales y corrientes que poco se parecen a las imágenes que de vez en cuando aparecen en las portadas.

Nadie las reconoce en la calle cuando no están desnudas y sin maquillaje provocativo o cuando no llevan encima una capucha. Alquilan pequeñas habitaciones en barrios más pobres.

Algunas viven en residencias de estudiantes. Su verdadero momento de gloria llega cuando participan en una protesta pública rodeadas de cámaras. El movimiento feminista ucraniano Femen y el grupo de punk ruso Pussy Riot son dos puntas de un iceberg cada vez más visible en los medios de comunicación.

Pese a sus evidentes diferencias de estilo tienen mucho en común. Ambos grupos practican formas de protesta social muy nuevas para el antiguo espacio soviético, que no respetan fronteras ni valores universalmente reconocidos.

Para ambos lo imprescindible es lograr que les escuchen.

Vía El Periódico

Palabras clave:  , , , , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente