Investigación: Vendecupos son una plaga

Publicado el 13 de julio de 2014
upel
El negocio de la venta de cupos se destapó en la Universidad Experimental Rómulo Gallegos con la muerte de Yaremi Silva Linares. La estudiante de Medicina estaba vinculada a una red que manipulaba el ingreso de bachilleres en esta casa de estudios a cambio de dinero. Tras este suceso, el recinto sigue estando vinculado a escándalos. El mes pasado, el gobernador de Guárico, Ramón Rodríguez Chacín, informó que los vendecupos de esta universidad están directamente relacionados con pranes de las cárceles de la entidad.

Este caso puso de manifiesto uno de los tantos mecanismos que “grupos no identificados” ejecutan en las universidades del país para asegurar el ingreso de quienes pagan la tarifa exigida. La Universidad Simón Bolívar (USB) también estuvo envuelta en una situación irregular que comprometió el proceso de admisión de este año. Katty Lucena, representante del Comité de Aspirantes por un Ingreso Transparente en la USB, denunció la complicidad del consejo directivo de esta casa de estudios al aplicar este año la misma prueba de admisión que fue presentada en 2013, para beneficiar a un grupo de estudiantes que conocían las respuestas. Aún esperan que la Fiscalía inicie una investigación.

Últimas Noticias se comunicó con los secretarios de la Universidad Central de Venezuela, Simón Bolívar, Universidad de Los Andes, Universidad de Carabobo y Universidad del Zulia, y con la rectora de la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos, para conocer las artimañas que suelen utilizar los vendecupos.

Las autoridades informaron que hay cuatro comunes modus operandi: la suplantación de identidad, cuando una persona presenta el examen por el aspirante porque está mejor capacitada para presentar la prueba interna; el robo de exámenes, caso en el que la persona simula que está presentando la prueba de admisión para robar parcial o totalmente el modelo y venderlo a academias que ofrezcan cursos preuniversitarios; la modificación de notas, cuando al estudiante se le asigna una nota superior a la que obtuvo en la prueba de admisión con la complicidad de algún trabajador de la universidad; y la venta de cupo directa, en la que el bachiller aparece inscrito una vez entregue el pago correspondiente.

En todas estas situaciones existe un factor común: el encubrimiento del delincuente por miedo de la víctima, por falta de pruebas que sustenten el señalamiento o por desconocimiento. Debido a esto, casi nunca la denuncia pasa del simple rumor.

Sobre esto, el actual ministro de Educación Universitaria, Jehyson Guzmán, declaró que para combatir estas redes de corrupción los cupos de este año serán asignados de forma tal que no existan sobrantes con los que -como generalmente sucede- puedan negociar.

La Oficina de Planificación Universitaria (Opsu) ha asignado 150 mil cupos de los 367 mil aspirantes que se inscribieron en el Sistema Nacional de Ingreso. Restan 75 mil cupos que serán distribuidos para suplir la demanda.

Según el ministro, este sistema de asignación fue desarrollado por el Ejecutivo nacional precisamente para acabar con las mafias que estafan a los bachilleres y a sus familiares valiéndose de su deseo de estudiar en alguna de las principales universidades autónomas del país.

Adelantó el ministro que iniciarán una campaña de orientación para que los bachilleres se interesen por distintas áreas de conocimiento y se diversifique la demanda, pues en torno a las carreras más solicitadas (Medicina es, actualmente, la que tiene más aspirantes en el país) suele aparecer el mayor número de denuncias.

“Comenzaremos un proceso de promoción y captación de estudiantes para áreas donde no hubo asignación, que son esenciales para el país y que quizás por falta de orientación nuestros jóvenes no las tienen como principales opciones para estudiar”, anunció el ministro durante su participación en el Consejo Universitario de la Unefa, en Caracas, el 30 de junio.

Mientras tanto, los rumores sobre el negocio de los cupos siguen rodando en los campus universitarios sin responsables claramente identificados.

La estafa reina en los campus 
La estafa es uno de los delitos que están más directamente relacionados con la venta de cupos en las universidades, pues generalmente quien negocia el cupo se hace pasar por un profesor o trabajador de la universidad para ofrecer facilidades de ingreso a cambio de algún beneficio económico. Así lo explicó José Francisco García, director de Fiscalías Superiores del Ministerio Público.

Este delito es penalizado con dos a ocho años de prisión dependiendo del agravio. García informó que una vez hecha la denuncia se procede a designar a un fiscal que entrevistará a la víctima para conocer los pormenores del caso y facilitar el proceso de captura del estafador.

“Lo importante es que las personas que sean víctimas de estafa denuncien y participen. La gente tiene que saber que a través del 0-800-fisca-00 puede hacer sus denuncias. Hay funcionarios dispuestos a atender estos casos”, concluyó.

En la UCV entran 10 mil alumnos de 45 mil
Cada año se ofertan 10 mil cupos en la Universidad Central de Venezuela (UCV), poco más de 20% del total de aspirantes (45 mil bachilleres) que aplican la prueba para entrar a estudiar la carrera soñada en la principal universidad del país.

Esta altísima demanda acondiciona el escenario para que los vendecupos preparen sus señuelos. “Siempre existe el comentario sobre la venta de cupos y se acentúa en la medida en que sube la demanda de ingreso. La UCV, de acuerdo con las estadísticas de la propia Opsu, es la que tiene la mayor demanda. Cinco de nuestras carreras son las más solicitadas”, informó Amalio Belmonte, secretario de la UCV.

Como resultado, una ola de rumores asola a la universidad. Incluso, algunos estudiantes han implicado a las propias autoridades universitarias en el negocio. Carlos Martire, estudiante de Historia de la UCV, formó parte del grupo, encabezado por Kevin Ávila, que introdujo una denuncia formal en contra de la rectora Cecilia García Arocha, en 2012. Pero el Ministerio Público nunca se pronunció formalmente sobre el caso. “Nos preocupa que la Fiscalía no actúe porque eso es complicidad”, opinó.

Belmonte alegó que esas denuncias no están fundamentadas y surgen con el objeto de empañar la imagen de las autoridades. El año pasado la Secretaría de la UCV procesó ocho casos de venta de cupos.

El robo de identidad es frecuente en la UC
Los rumores sobre ingresos fraudulentos a la Universidad de Carabobo (UC) se dispararon hace cuatro años. Las denuncias se hicieron frecuentes y las autoridades se vieron obligadas a intervenir la Dirección de Control de Estudios para frenar la manipulación de notas. Un empleado de la universidad fue destituido en esa oportunidad.

“Alteraban los resultados de la prueba, incluso los índices de la Opsu. Desde entonces pasamos varias veces las pruebas por los lectores ópticos y hacemos auditoría al azar”, aseguró el secretario de la universidad, Pablo Aure.

El profesor afirmó que los vendecupos suplantaban con frecuencia la identidad de los aspirantes para asegurar que aprobaran la prueba de admisión. Relató que en una oportunidad, mientras hacían una revisión manual, notaron que una cédula -que no se correspondía con las de los aspirantes de ese año por ser de baja numeración- se repetía todos los años.

Cuando iniciaron la investigación descubrieron que esa cédula pertenecía a un ingeniero graduado de la UC que presentaba las pruebas por otros como negocio.

Aure aseguró que la intervención de Control de Estudios bajó el número de denuncias. Aunque los rumores persisten.

La matrícula de esta universidad es una de las más grandes entre las autónomas, con 58 mil estudiantes en total.

Harán por tercera vez prueba en la USB
El Comité Directivo de la Universidad Simón Bolívar (USB) acordó, el miércoles 9 de julio, repetir la prueba de admisión para los mil 200 aspirantes que no pudieron acudir el 14 de junio para presentar, por segunda vez, el examen de admisión que fue anulado luego de que se descubriera que los ejercicios se habían filtrado, informó William Colmenares, vicerrector administrativo de la universidad. La fecha de esta tercera prueba aún está por definirse.

La denuncia. El lunes 19 de mayo, a las 8:00 am, un profesor de la USB -cuya identidad se mantiene en resguardo- denunció ante la Dirección de Admisión que los aspirantes que habían cursado el propedéutico Benjamín Franklin sabían de memoria las preguntas del examen, pues era el mismo que se había aplicado en 2013, y la academia tenía en su poder el modelo de esta prueba.

Al descubrirse la irregularidad, la USB convocó a una segunda prueba a la que asistieron solo 6 mil de los 7 mil 200 aspirantes inscritos, informó Yunis Rodríguez, miembro del Comité de Aspirantes por un Ingreso Transparente en la USB. “No es justo que se someta a los bachilleres a tanto estrés y daño psicológico; además, muchos de los muchachos tienen que venir de otros estados del país a presentar”. Denunció que un grupo presentó el examen en la noche por supuestos motivos religiosos, en aquella oportunidad.

 
Investigan red de corrupción en la Unerg
El negocio ilícito con los cupos en la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos (Unerg) cobró la vida de la estudiante Yaremi Silva Linares y devino en la detención del dirigente estudiantil Ángel Daniel Ramírez Rivera, quien habría ejercido presión sobre las autoridades universitarias para que cedieran a darle una cantidad de cupos con los cuales negociar.

Las tensiones en la universidad se elevan con el paso de los días. La Fiscalía continúa investigando la red de corrupción en la que están implicados miembros de la comunidad y personas ajenas al recinto universitario que se hacen pasar por trabajadores para estafar.

El gobernador de Guárico, Ramón Rodríguez Chacín, informó que la mafia de vendecupos está relacionada con líderes negativos (pranes) de las cárceles de la entidad.

Sobre esto, la rectora de la Unerg, María Medina, aseguró que han recibido apoyo del gobernador durante el proceso de investigación con el que esperan identificar a los responsables.

Adelantó que en reunión de rectores se decidió que el Ministerio de Educación Universitaria fuese el encargado de asignar por completo los cupos en la Unerg. “Anteriormente había una asignación interna que se hacía en función del mérito y el índice de notas del aspirante, pero desde ahora se hará a través del Sistema Nacional de Ingreso”, dijo.

Vía UN/www.diariorepublica.com

Palabras clave:  , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

// Comente