DIALOGO y CONCERTACION

Publicado el 10 de junio de 2018

Por Billy Gasca

Exsecretario de gobierno del Zulia

Una vez más el jefe del Estado y presidente del gobierno venezolano ha convocado a un proceso de diálogo nacional con especial interés en el tratamiento a la problemática económica que cada día es más compleja en nuestro país. Esta convocatoria se realiza inmediatamente después de la celebración de elecciones presidenciales cuyos resultados no han sido reconocidos por gran parte de los partidos de oposición y por varios países de América y la Unión Europea.

Bajo este contexto, que salida puede tener la crisis que golpea considerablemente al ciudadano común en su tarea de vivir un día cada día con escazas posibilidades de pronosticar su futuro. La respuesta a esa interrogante no es en modo alguno consoladora si nos desviamos de la ruta democrática.

El maestro italiano Giovanni Sartori  nos aportó sus más lucidas ideas acerca de la Democracia.  Éste disertó sobre el fenómeno globalizador y el estado de la ciencia política, cuyas posturas se filtraron en valiosas obras como Parties and Party System. A Framework for Analysis (1976), La política. Lógica y método en las ciencias sociales (1979), Ingeniería constitucional comparada (1994), Homo Videns. La sociedad teledirigida (1997), La democracia en 30 lecciones (2008) o en sus incisivas columnas del periódico Corriere della Sera.

Las democracias en el mundo sufren distintas modificaciones y conforme a ello se manifiestan de distintas maneras y para poder comprenderlo debemos ser analíticos en su origen y funcionamiento. Sin claridad conceptual es difícil entendernos en la vida diaria, pero más en las ciencias, los valores centrales de la democracia, en contraste con la violencia del terrorismo y los fanatismos, siguen siendo la libertad y el pluralismo, por ello, la ciencia política exige un fuerte conocimiento teórico, pero empíricamente es aplicable a la realidad desde la ingeniería constitucional.

Ahora bien, bajo las ideas expresadas debemos admitir que nuestro contexto país es muy singular, y no está permitido -en el campo de la lógica- copiar alguna experiencia extranjera para la solución de nuestros problemas medulares. Luego, nos toca hablar, conversar, dialogar, condicionar y cumplir los compromisos democráticos que conlleven a una solución de la problemática que atravesamos aplicando las herramientas que nos brindan las ciencias sociales a través de la economía política, para aplicar políticas económicas.

Considero que el liderazgo opositor no ha apreciado la estupenda posibilidad que existe en el marco de un dialogo sincero para poder exigir la conclusión del trabajo para la cual fue elegida la Asamblea Nacional Constituyente. Es consabido por todos que una vez que expire el periodo de trabajo del cuerpo constituyente, la nueva constitución debe ser sometida a la aprobación popular por vía refrendaria y además resulta perfectamente posible aperturar un proceso de relegitimación de todos los poderes públicos.

Acaso esos escenarios merecen nuestro desprecio. Pienso que la democracia nos brinda oportunidades grandiosas para poder entendernos con posiciones claras, definidas, debatidas y resueltas a pasar la página de la confrontación y escribir capítulos de nuestra historia republicana. Las circunstancias nos estimulan a dialogar, negociar y concertar las acciones para lograr las reformas que requiere el país y Venezuela nos está esperando.

Palabras clave: 

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente