El legado de Chávez para el Zulia (II)

Publicado el 25 de marzo de 2013

HENRYRAMIREZ bPor Henry Ramírez

En la entrega anterior reflexionábamos acerca de legado que nos dejó el comandante supremo Hugo Chávez Frías para los Zulianos. Es cierto que no puede ser diferente que para el resto del país; pero por las circunstancias de nuestra tierra, cobra particular importancia sus enseñanzas y orientaciones. Nos quedaban por analizar algunas de las orientaciones que daba nuestro Comandante Supremo, en aquel primer consejo de ministros del nuevo ciclo de la revolución Bolivariana que se inicia en octubre de 2012. Sigamos el hilo de su discurso.

“Debemos injertar la propiedad social, el espíritu socialista (…) tenemos que asociarnos con los pequeños productores, pero tenemos que injertar la propiedad social, el espíritu socialista, a lo largo de toda la cadena, desde el trabajo de la tierra, donde se produce el mango, la guayaba, la fresa, hasta el sistema de distribución y consumo de los productos que de ahí salen(…) no debemos seguir inaugurando fábricas que sean como una isla, rodeadas del mar del capitalismo, porque se las traga el mar. El objetivo es el pueblo….

“Mayor eficiencia para mejores resultados…Necesitamos un nivel de interacción, de comunicación, de coordinación, de cruzamiento o cruce de planes, de diagnósticos de problemas, de acción conjunta” El presidente le pedía eficiencia a sus ministros, a los que llegaron en el nuevo ciclo como a los que ya estaban. “Reforzamiento del Sistema Nacional de Medios Públicos…” Otra crítica (…) veo algunos programas de nuestro canal (…) y seguimos aferrados a aquello que ya pasó, poniendo videos, que esta persona dijo tal cosa. ¿Será eso lo más importante en este momento? ¿Y la gestión de gobierno? (…) Estoy seguro que es así, no hay un Sistema Nacional de Medios Públicos, no lo tenemos”. Se quejaba el presidente, de la carencia que ha tenido la revolución, de una efectiva difusión de la gestión.

Este consejo de ministros, acertadamente denominado como golpe de timón, debería ser un documento de cabecera para todos los que gobiernan en el país, tanto en la administración central, como en la regional y los gobiernos locales. Está pleno de orientaciones que gravitan alrededor de la democracia socialista. Pudiéramos estar haciendo las cosas bien, bonitas; haciendo incluso buena gestión, pero no socialista, no construyendo un nuevo paradigma, ni transformando la sociedad. ¿A cuántos consejos comunales le hemos transferido recursos? El objetivo debe ser el pueblo, no la obra. El socialismo, no el desarrollismo. El ser humano y no el presupuesto. El poder popular y no el funcionario estrella. Ese legado que nos deja el presidente Chávez, es inmenso, de una sustancia infinita. Como él lo era. Dependerá de nosotros, profundizarlo y consolidarlo.

Legislador zuliano/Conductor de Televisión

Palabras clave:  , ,

// Lea también

// Comente