El pasado es usted señor Presidente

Publicado el 11 de julio de 2012

thumbnailtamarasujuPor Tamara Suju

Que difícil es para el candidato presidente Hugo Chávez explicarle a los venezolanos como durante 13 años y medio de gobierno, se olvidó de gobernar. Se montó en su avión, el que mandó a hacer a su medida porque el viejo no le gustaba, y se fue a recorrer el mundo, tratando de vender una cosa que al principio parecía una pseudodemocracia socialistoide, pero que terminó siendo una copia del castro comunismo, que ya ni los propios líderes cubanos quieren, porque vientos de cambio soplan por aquellos lados.

Se fue pues, a sacarse fotos con especímenes a quien el mundo democrático, respetuoso de los derechos humanos rechazaba, como Saddan Hussein y Muamar el Gadafi e hizo alianzas con otros gobiernos, como Rusia, Bielorrusia, Siria e Irán, además de pasearse cómo Don Regalón, por los países hermanos de nuestro continente, buscando apoyo mediante la venta del petróleo barato, la donación de dinero para mejorarle la vida a los cubanos, a los nicaragüenses, a los bolivianos, a los ecuatorianos, argentinos, en fin, no quiero perder espacio haciéndole un recuento de lo que ustedes ya saben.

Después de descubrir que Venezuela daba para esto y más, y con la excusa de una supuesta futura defensa contra un enemigo que todavía no sabemos cual es, porque resulta que el Imperio Norteamericano es nuestro principal socio comercial, y quien nos paga chin-chin el petróleo, se montó en una escalada armamentista y, chequera en mano, empezó a comprar armas, municiones, aviones, barcos, helicópteros, y hasta satélites. Esto no podría ser criticable en un país con una economía próspera, en donde no existiera la pobreza extrema, donde el derecho a la salud, a la vivienda digna, al acceso a la educación, a la buena alimentación, al empleo de calidad, estuviera garantizado.

¿Pero Venezuela? ¡Pobre tierra rica!

Aproximadamente 3.700.000 es el déficit de viviendas. Después de 13 años, y con miras a la tercera reelección presidencial, el gobierno “lanza” la misión “vivienda”. Todavía hay damnificados de la tragedia de Vargas. De esto, hace ya casi 14 años. Los centros de salud, los hospitales, son básicamente los mismos de hace 15 años. Pocos se han construido a lo largo de todo el territorio nacional. Y los ya existentes, cuantas calamidades están pasado.

La falta de insumos, la falta de medicamentos, la falta de camillas, la falta de camas, los quirófanos obsoletos y no aptos para operar, la falta de ambulancias, la falta de mantenimiento de los equipos médicos, la falta de seguridad interna y externa, la falta de salubridad, los salarios bajos de los enfermeros, de los trabajadores, de los médicos.

Las empresas básicas del estado son otra vergüenza. Todo aquello a lo que el régimen le ha puesto la mano, ha sido “paralizado” en el tiempo, como “lo que el viento se llevo”…

Pero, el tema más controversial, aquel que nos toca a todos por igual. La inseguridad. Los partes de guerra semanales que asombrosamente no nos causan asombro (valga la redundancia) y que en los últimos diez años, se ha llevado a 155 mil venezolanos. 7 estadios como el universitario de Caracas, llenos de cadáveres, para que usted más o menos imagine la cifra. La guerra de Irak y Afganistán juntas, suman 132 mil muertos.

¡Imagínense! Un venezolano muere cada 30 minutos. Cada 8 horas ocurre un secuestro. La edad promedio de las personas que cometen delito oscila entre los 15 y los 26 años de edad.

La edad promedio de las víctimas oscila entre los 12 y los 25 años de edad. El 93% de estas víctimas, son varones. Es decir, los jóvenes se están matando entre si.

Si sacamos cuentas, hace 13 años, estos adolescentes y jóvenes, eran niños, algunos si siquiera habían nacido.

Han crecido, en el medio del abandono gubernamental, que nunca tuvo las políticas públicas para mejorarle la calidad de vida a ellos y a sus familias, y que estos bebes, niños y jóvenes tuvieran las oportunidades necesarias para crecer y desarrollarse sanamente, en un medio ambiente seguro, con servicios públicos actos, y que tuvieran el acceso a una educación de calidad que les incentivara los valores para ser personas de bien. En trece años, con la mayor renta petrolera que le ha entrado a la nación en toda su vida republicana, jamás nadie hubiera pensado en como el crimen ha arropado y se está llevando a nuestros muchachos.

¿Como justificamos, señor presidente, los 30 mil millones de dólares gastados en armas? Hace apenas 15 días anunció la compra a Rusia de 4 mil millones de dólares en tanques, y 500 millones más a China. ¿Es que acaso con tanques vamos a combatir la inseguridad? Es que acaso con tanques vamos a construir escuelas, centros de salud, cárceles, viviendas, y a resolverle los problemas del día a día a los venezolanos?

¿Hasta cuando? El presidente está de preaviso. El plazo se le vence el 7 de Octubre. Usted decide estimado lector.

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

// Comente