Los Movimientos Sociales y la “Batalla de Carabobo”

Publicado el 9 de julio de 2012

el_momac_repudioPor Miguel Ugas

Para los venezolanos y venezolanas identificados/as con el proceso revolucionario que se desarrolla en nuestro país la contienda electoral que habrá de escenificarse para dentro de 3 meses (07/10/2012) tiene una importancia capital como la tiene, evidentemente, también, para quienes lo adversan. Esta aseveración se afirma en la percepción de que en este evento está en juego la orientación estratégica que ha de tener el proceso venezolano en los próximos lustros; según los resultados que arroje el venidero 07 de octubre se afirmará, en el país, el rumbo ya indetenible de construcción socialista que se inició tímidamente con el triunfo del comandante Chávez el 06 de diciembre de 1998 y se acentúo con su victoria de diciembre de 2006; si se imponen los adversarios, hecho poco probable, ese camino quedaría truncado.

Todo indica que el candidato patriota, el Comandante Chávez, se impondrá en las próximas elecciones; su creciente popularidad, la eficacia de su gestión de gobierno para atender las más sentidas necesidades del pueblo, la diferencia a su favor que marcadamente señalan las encuestas (alrededor de un sólido 20%), ser portador de un programa de gobierno creíble, probado en la práctica y capaz de entusiasmar a las amplias masas, la unidad y coherencia, en torno de su liderazgo, de las fuerzas políticas que lo respaldan; a diferencia de su contraparte, el candidato majunche, en el que se evidencia una manifiesta debilidad conceptual y política para levantar una imagen carismática capaz de impactar a las amplias masas a pesar de contar con un amplio apoyo mediático, la adolecencia de un programa con atributos para captar la atención y el interés de las mayorías, la ausencia de unidad y coherencia de las organizaciones políticas que lo apoyan aún cuando cuenta con la asesoría imperial.

Esta realidad observada, creemos objetivamente, señala que lo que está en el tapete en la venidera contienda no es quién gana sino con cuánto se gana, es decir, que respaldo social tendrá la opción socialista para impulsarse con la contundencia necesaria en el esfuerzo mayúsculo que tenemos planteado para sembrar el SOCIALISMO en la sociedad venezolana, en los términos y en los límites engendrados, en las circunstancias geopolíticas en las que se ha venido actuando, en las que cabe seguir avanzando en el campo ideocultural antes que por la vía de la compulsión coercitiva.

En los 13 años de gobierno bolivariano se ha mantenido el dominio político por parte de las fuerzas que propugnan el cambio revolucionario, ello, en el marco de una sociedad en la que todavía perdura la hegemonía cultural de las ideas de las clases privilegiadas del orden de dominación capitalista, es decir, hemos estado situados en un equilibrio inestable en el que las fuerzas bolivarianas han ejercido la dominación política y las fuerzas adversarias han sostenido la supremacía ideológica, ahora, en esta coyuntura, en puertas, lo que está en juego es el nudo gordiano de la hegemonía ideocultural, con el triunfo político-electoral, asumido en términos masivos, se estarán creando las condiciones materiales y espirituales para que la opción patriótica y socialista con su concepción humanista y solidaria de la vida se consolide en la sociedad venezolana.

De allí la trascendencia de que todo el activo chavista se imponga de esta visión, redoblando todos los esfuerzos para materializar el triunfo masivo y contundente del Comandante Chávez , en la nueva “Batalla de Carabobo”, haciendo posible el avance ideológico del colectivo nacional. Teniendo presente, claro está, que el imperialismo y su franquicia local no descansan en su empeño por impedir que el pueblo venezolano termine de dar el salto de su emancipación definitiva, utilizando, para ello, cualquiera de los atajos, que han empleado, históricamente, con tal de que los pueblos del mundo no salgan de su esfera de influencia; en todo caso, ante un escenario de esa naturaleza, que rompería, una vez más, las reglas del juego democrático, se activará el estratégico PLAN CH tal como lo ha asomado el Comandante Chávez, con lo cual se aceleraría la radicalización, ya no sólo, del proceso venezolano sino el de los pueblos nuestroamericanos; los yanquis dirán.

Es en este plano electoral esbozado, en donde ubicamos el papel que le corresponde desempeñar a los Movimientos Sociales identificados con el proceso bolivariano. En este sentido, la alianza MoMAC-MOTEP tiene definido su plan operativo en el campo de acción en el que le corresponde actuar, articulado, naturalmente, con los otros Movimientos Sociales en el marco del Gran Polo Patriótico y en función de la ”Batalla de Carabobo”

En consecuencia, nos planteamos, en cuanto al MoMAC (Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios), el desarrollo, a través de los diversos medios alternativos y comunitarios que lo conforman, de una sostenida campaña de promoción del candidato de la Patria, Comandante Chávez, de su programa de gobierno para la gestión bolivariana socialista 2013-2019, respaldo de la acción del gobierno nacional e impulso del esfuerzo colectivo que se viene realizando en función de la construcción y desarrollo del Poder Popular; y en, contrapartida, denuncia sistemática del candidato del imperio y de sus planes regresivos y antinacionales y de la acción manipuladora y desestabilizadora que constantemente vienen desplegando, el aparato mediático imperial y las empresas mediáticas privadas locales, en el afán de sembrar confusión, angustia y desesperanza en el seno del pueblo venezolano.

Con relación al MOTEP (Movimiento de Trabajadores/as de la Economía Popular) el desarrollo de una vigorosa y sostenida labor política en el seno de este sector de trabajadores/as no dependientes y por cuenta propia,(realización de asambleas, reparto de volantes, periódicos, organización del 1×10, voceo de consignas en mercados a cielo abierto, ferias temporales y centros de economía popular, entre los rubros- perrocalenteros, cafeceros, kiosqueros, etc-) tendente a su politización, al fortalecimiento de su conciencia clasista, a su organización como fuerza social, a su reivindicación como trabajadores/as y ciudadanos/as y a revitalizar entre ellos y sus familiares ( que son miles de electores/as, sólo en Caracas) la figura histórica del Comandante Chávez, como líder indiscutible del país y a relievar el proyecto bolivariano como expresión de la transformación revolucionaria de la sociedad venezolana. Todo ello y esto hay que remarcarlo, lamentablemente, a pesar de la actividad entorpecedora, represiva, matraquera y hasta brutal de una burocracia que no entiende cual es el papel que le corresponde en la presente coyuntura nacional.

Según entendemos, a los Movimientos Sociales y a los partidos políticos revolucionarios les corresponde, en la Venezuela actual, mantener una relación de complementación, cada quien en su esfera, cumpliendo con las tareas que les atañe; a los partidos como conductores fundamentales del proceso político, en general, y, a los Movimientos Sociales, como activadores en las áreas de la sociedad en las que se desenvuelven. Todos juntos y articulados en función de un propósito y objetivo común: garantizar el triunfo masivo en la nueva “Batalla de Carabobo” y profundizar en la construcción de la sociedad socialista.

¡VAMOS TODOS/AS POR EL TRIUNFO CONTUNDENTE DEL COMANDANTE CHÁVEZ!

¡DERROTEMOS AL IMPERIALISMO Y AL MAJUNCHE EL 07 DE OCTUBRE!

¡VIVA CHÁVEZ Y LOS TRABAJADORES/AS VENEZOLANOS/AS!

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

// Comente