Roberto Enriquez: “Es traumático para Copei no tener diputados en la Asamblea Nacional”

Publicado el 4 de enero de 2016

copei

Roberto Enríquez, presidente de Copei, es optimista con el papel que desempeñará la oposición ahora como mayoría en la Asamblea Nacional.

Considera que la primera convocatoria  de la MUD debe ser un mensaje muy claro de “reinstitucionalización, de convivencia pacífica. No quiero una Asamblea Nacional convertida en un campo de batalla”.

Lamenta que un sector de la tolda haya actuado contra sus autoridades con demandas ante el TSJ.
Adelantó que  la tolda verde se prepara para celebrar sus 70 años y los 100 años del natalicio del fallecido presidente Rafael Caldera, uno de los fundadores del partido.

—Copei pareciera haber desaparecido del escenario político, ¿en qué situación se encuentra el partido?
— Somos el único partido que sufrió una agresión tan grande que nos dejaron sin parlamentarios en la Asamblea Nacional y le hemos dado un poco de confianza a nuestros compañeros de la Unidad, ya que Copei forma parte de ella. Ahorita, estamos centrados en dos eventos muy importantes como lo son: la celebración de los 70 años del partido, y el centenario del presidente (Rafael) Caldera, de manera tal que estamos cargando las baterías para  tratar de orientar y ayudar a que la crispación baje y a que todos los factores políticos entendamos que este es  un momento para atender las verdaderas prioridades del país, las más urgentes como reactivar la economía,  resolver el problema de la inseguridad, y si mancomunamos esfuerzos  estoy convencido de que se pueden lograr en un tiempo perentorio.

Nosotros desde Copei creemos que se puede avanzar,  que se puede arreglar lo del desabastecimiento, que podemos triunfar sobre la inflación, iniciar un ciclo de crecimiento económico, de empleo, inversión y prosperidad. Presentaremos en la celebración del aniversario del partid un pacto de unidad nacional que va  más allá de los partidos políticos, entre todas las fuerzas vivas de Venezuela que consideran que es necesario que las cosas cambien siempre en el marco constitucional, lo estamos llamando ‘Un Pacto por Venezuela’  con las líneas gruesas en lo económico, social, político y por  constitucional.

 

—¿Siguen divididos sus dirigentes?
—No creo, porque en un partido donde en el último pleno se pronunció el 92% del partido (la base) a favor de quienes lo lideramos y un grupo que no supera el 7%, 8% haya decidido acudir al Gobierno, a instancias judiciales se pueda hablar de un partido dividido. Creo que lo que hubo fue un gran error por quienes le dieron cuerda a eso y una gran deslealtad, no con el partido, sino con el país, porque recuerda que  si tu me vas a hablar de división del partido, me tienes que  hablar de la división de la unidad.

Esos señores demandaron en tres ocasiones a la Mesa de la Unidad Democrática, apostaron al fracaso de la victoria popular de la Unidad, a nosotros  nos demandaron una vez y lograron suspendernos. Si se hace una mirada panorámica de todos los partidos que han sufrido acciones judiciales, el único que no quebraron fue a Copei que siguió en la Unidad sin hacerles caso, sin atender a las autoridades que impusieron y que hicieron un papelón terrible porque no tenían ningún asidero, ningún ascendiente sobre el partido que hizo 17 copeyanazos en todo el país, que nuestros testigos, movilizadores estuvieron metidos a fondo en la campaña.

—¿Están o no participando en las decisiones de la MUD?

— Somos consultados, pero recuerda que las decisiones de carácter parlamentario le corresponde a los parlamentarios y siempre tienen la gentileza de pulsar nuestra opinión, ahora por supuesto que en las decisiones de carácter político participaremos y como siempre con un perfil propio, con autonomía, pero siempre con un compromiso irreductible con la Unidad.

Copei fue el partido que propuso la tarjeta única y mira el valor que tuvo ese instrumento para capitalizar la victoria, de hecho, varios socialcristianos han sido secretarios ejecutivos o coordinadores como Ramón Guillermo Aveledo, de manera que tenemos un compromiso con la Unidad del país y es una impronta. Ahorita que se cumplen los 100 años de Caldera con sus aciertos y errores, allí hay un patrimonio político que él dejó para todas las generaciones de nuevos políticos con la alternancia como  propuesta.  Él  llegó a pacificar al país, fue el padre del de derecho laboral y de  los derechos trabajadores venezolanos, el más académico.  Eso nos va a tocar  reivindicarlo de cara al futuro.

— ¿Qué lección le dejó al partido el no tener representación  en las parlamentarias del 6-D?

— Es muy traumático, nos sentimos traicionados por quienes elucubraron esa maniobra simple y llanamente porque a ellos no los escogieron. Hubo un personaje dirigiendo durante 19 años este partido y todavía cree que puede mandar  sin entender que es un partido donde las cosas se debaten. Si algo nos queda de satisfacción es que Copei demostró dignidad, coraje,  valentía, demostró lealtad con Venezuela, no nos vendimos y eso vale mucho.

—La oposición tiene una oportunidad de oro, el ser mayoría en la AN, ¿cuál será el aporte de Copei?
— Obviamente, la Ley de Amnistía, pero en la agenda legislativa de la Mesa hay unos proyectos de ley que son: la Ley de Compensación Salarial, la Ley de Promoción de la Empresa Privada, la  Ley de Repatriación de Capitales Forajidos, que ya está consignada en la Asamblea,  y ojalá que con esta nueva mayoría  se pueda sacar adelante, no es una ley retaliativa porque ayudará a rescatar mucho dinero que se fugó inapropiadamente, e ilegalmente del país; la Ley de Reversión de Expropiaciones y Confiscaciones es para devolver las acciones hechas al margen de la ley porque no se puede confiscar o expropiar algo sin el debido proceso de declarar utilidad pública y pagar. Son leyes  adaptadas a los nuevos tiempos, pero siempre inspiradas en la vocación humanista  y cristiana que nos enseñó Caldera y nuestros líderes  fundadores.

 —Mañana, la oposición asume la Asamblea Nacional como mayoría, ¿cuál cree usted que debe ser su  primera acción?

—La primera convocatoria debe ser un mensaje muy claro de reinstitucionalización, mandar una señal muy clara a todos los venezolanos de convivencia pacífica, no quiero una Asamblea Nacional convertida en un campo de batalla, quiero una Asamblea Nacional donde hayan debates apasionados, donde cada quien defienda sus ideas, pero si nosotros  arrancamos mandando un mensaje muy claro de que en Venezuela por más antagónicas que sean nuestras diferencias si podemos convivir, yo creo que el país se va a errumbar con una dirección muy positiva, va a mejorar los niveles de confianza, la gente va a empezar a invertir, van a bajar los niveles de inseguridad social y de allí vendrá todo lo que es la agenda legislativa, la agenda de interpelaciones y todas las facultades que tiene la AN. Esta nueva Asamblea le tiene que demostrar al país que sí podemos convivir en paz dentro de nuestras diferencias.
 —¿Se sumaría Copei a la propuesta de un revocatorio que viene planteando partidos como  Voluntad Popular y AD?
— Nosotros siempre nos opusimos a cualquier vía distinta a la Constitución y el tiempo nos ha dado la razón. Tenemos una mayoría extraordinaria que puede ir creciendo porque lamentablemente, mientras el Gobierno siga siendo rehén de su discurso trasnochado y de un modelo absolutamente empobrecedor, castrador que ha colapsado la economía venezolana, la brecha va a seguir ampliándose. Creo que el mecanismo de cambio político está en la Constitución, no hay que ponernos creativos, lo que hay es que ponerse serio. Todo pasa por respetar la Constitución, lo que sea salirnos de la Constitución es meternos en un berenjenal.

—¿Copei estaría dispuesto a participar en un diálogo con el Gobierno nacional? 
— Siempre. Lo que pasa es que todos los problemas parece que comenzaron con aquel diálogo en Miraflores porque no les gusta que le digan las cosas en su cara y eso que lo dije con el mayor respeto posible. Ahora el diálogo no es un formalismo, es un objetivo es construir una sociedad donde podamos procesar nuestros antagonísmos en donde hay marco constitucional que todos respetemos y hasta el momento no veo ninguna señal del Gobierno en ese sentido, ojalá cambie y entienda que dialogar no es claudicar, dialogar es construir un mejor país dentro y sin renunciar a las diferencias.

Vía Panorama/www.diariorepublica.com

Palabras clave:  , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente