Brote de fiebre amarilla en Angola y China preocupa a la Cruz Roja Internacional ante posible propagación mundial

Publicado el 19 de mayo de 2016

fiebre amarilla

La epidemia de fiebre amarilla que sufre Angola y que ya ha llegado a China podría propagarse y convertirse en una “crisis mundial”, advirtió este jueves la Federación Internacional de la Cruz Roja (Ficr).

En un comunicado, la directora del departamento de Salud de la Federación, Julie Lyn Hall, explicó que “las reservas limitadas de vacunas, los sistemas inadecuados de supervisión de las enfermedades, la mala higiene y las interacciones transfronterizas económicas y sociales cotidianas podrían transformar una crisis nacional en una crisis mundial”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) comparte este temor. El jueves convocó a su comité de urgencia para determinar si la epidemia constituye una emergencia de salud pública de dimensión internacional como el virus Ébola en África occidental o el zika en América Latina.

“Las personas que viajen no vacunadas se arriesgan a transformar esta epidemia en una crisis regional o internacional si no actuamos rápidamente para proteger a las poblaciones vulnerables y no ayudamos a las comunidades a reducir el riesgo de infección”, declaró Hall.

El 12 de mayo, la OMS había contabilizado 293 muertes desde finales de diciembre de 2015, fecha en la que la epidemia de fiebre amarilla fue detectada en Angola. En total, 2.267 casos sospechosos fueron registrados, pero por el momento solo 696 han sido confirmados en laboratorio.

La capital angoleña, Luanda, es el epicentro de la epidemia, pero ésta se ha propagado a otras partes del país. También a República Democrática del Congo (RDC), a Kenia y a China, a través de viajeros no inmunizados. Además ha estallado otra epidemia de la misma enfermedad sin vínculo con la de Angola, en Uganda.

La vacunación es la principal medida preventiva contra la fiebre amarilla, enfermedad hemorrágica sin tratamiento específico. Aunque es posible mitigar sus síntomas, cerca de la mitad de personas que contraen la enfermedad y no son tratadas mueren.

Según la OMS, cuatro laboratorios en el mundo fabrican cada año de 60 a 70 millones de vacunas contra la fiebre amarilla, transmitida por el mosquito Aedes aegypti, vector de numerosos virus, como el zika o el dengue.

Vía Panorama / www.diariorepublica.com

Palabras clave:  , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente