El beso negro, sus trucos y secretos al descubierto

Publicado el 1 de febrero de 2017

beso

Curiosamente, hace dos décadas la mayoría de las mujeres no tenían ni idea de lo que era un beso negro. De hecho, hoy en día, aún es alto el porcentaje que desconoce esta práctica, cada vez más común y satisfactoria.

El beso negro, también conocido como anilingus, continúa siendo una práctica tabú para parte de la sociedad, como ocurría hace tiempo con el sexo oral. Consiste en introducir la lengua en el ano de la pareja para provocarle placer.

El beso negro necesita un tiempo de adaptación y aceptación. Muchas parejas ya han incorporado a sus relaciones sexuales habituales el anilingus, pasando a formar parte de sus preliminares. Al igual que la penetración anal se ha convertido en una práctica cada vez más normalizada, es probable que con el beso negro ocurra lo mismo.

Si desea agregar una dosis extra de erotismo y éxtasis a tus relaciones sexuales, sugiere esta práctica. Es una de las mejores formas de magnificar el orgasmo. Debe tener en cuenta que el beso negro no se limita a besar la zona anal, sino que incluye actividad oral en esa zona, desde lamer el ano hasta chupar los alrededores.

Si ya ha probado con eso, puedes introducir la lengua y juguetear hasta donde la imaginación se lo permita, pero si se va a iniciar en esta práctica es mejor que vaya poco a poco. También puede añadir extras, como lubricantes de sabores.

A la hora de llevar a cabo el anilingus hay que asegurarse de que los dos integrantes de la pareja están plenamente seguros de lo que van a hacer, pues es un tema delicado y no agradable para todo el mundo. Si no se quiere, no se hace. Tenga en cuenta que se puede llegar al clímax con otro tipo de sensaciones.

Los secretos del beso negro

Si se atreve a practicarlo, seguramente el resultado sea muy satisfactorio. Tenga en cuenta que la zona anal es muy sensible, y por tanto, muy agradecida. Cualquier cosa que hagas con la lengua, lamer hacia abajo o hacia arriba, en círculos o introducirla en el ano…

Pero antes de aproximarte al ano puedes tantear la zona poco a poco, sin prisas: masaje en los glúteos, caricias, besos… observe cómo reacciona su pareja y ¡déjate llevar!

Algunos trucos para que todo resulte más cómodo

En este tipo de prácticas relacionadas con el ano, la higiene es absolutamente imprescindible. De esta manera, todo resultará más satisfactorio y saludable. Además de ducharte, es más que recomendable lavar la zona anal con un jabón antibacterias, que los venden en cualquier farmacia.

No es necesario, pero si se va a sentir más cómoda y tranquila puedes depilarte cuidadosamente esa zona. Eso sí, hágalo un par de días antes para que no le quede ningún tipo de irritación o escozor.

Lo más importante que debe tener en cuenta es no pasar nunca a estimular bucalmente otros genitales después de practicar el beso negro. Lávese la boca antes del cambio, así, podrá evitar provocar infecciones en el tracto urinario. De lo contrario, podrá pasar inadvertidamente bacterias al pene o a la vagina, así que, mucho cuidado de no dejarse llevar por la pasión del momento.

Asimismo, existe la posibilidad de contagio de enfermedades de transmisión sexual con el beso negro. Para evitarlo, se deben utilizar barreras bucales: un cuadrante de látex o cubierta oral. Si tiene paciencia, también puedes recortar un preservativo para proteger tu lengua.

En definitiva, el ano tiene muchas terminaciones nerviosas dispuestas a recibir placer, y… ¡qué mejor que la lengua para estimularlo! Si lo practica con seguridad, decisión, higiene y ganas de divertirse.

Vía N24/www.diariorepublica.com

Palabras clave:  , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente