Autobús arrolló a madre de tres hijos cuando buscaba medicinas en La Limpia

Publicado el 17 de diciembre de 2016

autobus

La noche de este jueves fue dolorosa. A nueve días de celebrar el nacimiento del Niño Jesús, el luto embargó a una familia zuliana  y de la forma más trágica. Una madre de tres hijos murió  al ser arrollada por el conductor de un microbús de la ruta La Limpia.

Yasmeli Parra estaba preocupada. La fiebre de su hijo menor de ocho meses no bajaba con ningún remedio casero, por lo que decidió irse a comprar una medicina que sanara al pequeño.

La ama de casa, de 30 años, caminó desde su casa 28A-86, ubicada en el sector Los Postes Negros, hasta la avenida La Limpia  para agarrar un microbús que la llevara a la farmacia más cercana. El reloj marcaba las 8:05 pm.

La calle estaba desolada y oscura. Yasmeli estaba sola en la parada ubicada justamente en la entrada de un taller mecánico. Apenas tenía  esperando el transporte público unos escasos cinco minutos, cuando ocurrió la desgracia.

El conductor de un microbús de la ruta La Limpia se detuvo ante  las señas de Parra. Cuando la mujer se iba a montar en la unidad, desafortunadamente cayó en un hueco y se dobló un tobillo. El conductor del micro no esperó a que Yasmeli se levantara  y se subiera a la unidad. Arrancó  a toda velocidad. La mujer quedó aprisionada por las ruedas “morochas” del vehículo. Su cabeza y piernas  quedaron destrozadas.

El chofer al ver lo que había ocurrido, se detuvo varios segundos, pero luego arrancó. Iba cargado de pasajeros, pero solo uno se bajó de la unidad para intentar buscar ayuda.

El hombre tapó con una franela la cabeza de la víctima y esperó a que la policía llegara. Una vecina del sector reconoció el cuerpo. “¡Dios santo, esa es Yasmeli!”, gritó la mujer y salió corriendo a darle la mala noticia a la familia.

Rápidamente la trágica escena estaba repleta de curiosos. La misma avenida que antes estaba desolada, ahora se llenaba de personas asombradas.

En el hogar  de los Parra todo era dolor e impotencia. Las cuatro hermanas de Yasmeli lloraban de desesperación.

“Mi hermana era tranquila, no se metía con nadie, siempre se preocupaba por nosotros, era la mayor”, comentó una de las hermanas.

Yasmeli Parra era ama de casa. Residía con su familia en un anexo que construyó en  la vivienda de la mamá. Dejó tres hijos; un adolescente, de 14 años, un niño de cuatro y un bebé de ocho meses de nacido.
La familia espera que antes de Navidad haya justicia.

Palabras clave:  , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente