Delincuentes desvalijaron granja experimental de Facultad de Agronomía de LUZ

Publicado el 19 de diciembre de 2016

granja

Este sábado 17 de diciembre, la granja Ana María Campos, centro experimental de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia, fue víctima de un atentado por parte de un grupo de delincuentes que sustrajo equipos, techos, sorgo y hasta pupitres.

La denuncia fue hecha por el decano de la Faculta de Agronomía de la Universidad del Zulia, Elvis Portillo, quien repudió los lamentables hechos, que dejan sin la posibilidad de formación práctica de los futuros ingenieros agrónomos. 

“Desde el día jueves en la noche, el viernes y el día sábado las cosas se agudizaron en la granja Ana María Campos, ubicada en el municipio San Francisco. El sábado, un grupo de delincuentes, apoyados por más de un centenar de personas de allí de la comunidad, arremetió contra la granja y ha desmantelado no solamente la granja, sino también el Centro Cárnicao, parte del Centro Láctico que allí funciona, el Parque Tecnológico de  LUZ (PTU) y se comenzaron a llevar las láminas del techo de todas las oficinas, de todas las aulas de clases, se llevaron los pupitres, escritorios, acondicionadores de aire, computadores, rompieron las paredes con mandarrias y se llevaron las puertas, las ventanas, los materiales, sorgo que teníamos allí —producto del convenio que tenemos con la Gobernación del Zulia— y sigue la amenaza de invasión por parte de la comunidad que está allí”, denunció el decano Portillo.
 

“Ya en días anteriores se había cometido el robo del cableado eléctrico, bombillos, lámparas, bombas de agua. Esto ha sido un desastre de una gran magnitud. Hemos acudido a las fuerzas del Estado, a la Gobernación, a través de Biaggio Parisi, director de Seguridad Ciudadana, de quienes hemos recibido un apoyo muy modesto con un par de patrullas y a lo que le sumamos el conflicto que se ha generado en el país desde el jueves, cuando mucha gente ha salido en distintos lugares del país a protestar. La prioridad ha sido resguardar la ciudad de Maracaibo y a la granja Ana María Campos le hemos hecho frente a través de la empresa contratada por la Universidad, pero el respaldo no ha sido contundente”, explicó.
 

El decano precisó que la situación es “muy triste, pues todavía estamos acá y la gente solo espera que uno salga para volver a meterse y yo creo que el objetivo de estos delincuentes es desmantelar completamente la granja y quizás luego meterse e invadir y cada uno hacer su parcela”.
 

Este espacio, hace más de 5 años, fue producto de un conato de invasión y sobre ella pesa un decreto de afectación sobre las 70 hectáreas. “El Gobierno, a través de ese decreto, prohíbe la invasión, pero también la venta de la granja. Ese decreto mantuvo a raya estos últimos años el fenómeno de invasión. Con lo que está ocurriendo en el país, muchos delincuentes están pescando en río revuelto para sustraer lo que puedan llevarse, como de hecho ya lo hicieron”.
 

Portillo indicó que en este momento se encuentran quitando “todo lo que podamos quitar, sobre todo el material de hierro para trasladarlo a otras unidades de producción y tratar de protegerlo, pero va a llegar un momento en el que esos 8 hombres que podamos tener allá y una patrulla no serán suficientes para detener a esas hordas de más de 100 personas, donde hay niños metidos allí. Están utilizando a menores de edad para hacer este tipo de fechorías, porque los ampara la ley. Con un niño o un menor de edad que se encuentre allí la policía no puede hacer nada y a esos los están lanzando como carne de cañón. Por supuesto, detrás de eso está un grupo de delincuentes armados y desde afuera disparan a la gente que tenemos acá dentro de la granja y va a llegar un momento en el que para nosotros va a ser difícil detener esto”. 
 

“Hacemos un llamado a todas las fuerzas del Estado, al ciudadano gobernador para resolver que se puede hacer con la granja, si hay un acercamiento de él a la zona y ojalá la Facultad de Agronomía pudiera buscar otros espacios que no sean allí para ubicar estos centros de producción y de prácticas porque está en juego la formación de nuestros futuros profesionales y los servicios que prestamos a la comunidad del Parque Sur, a través de la siembra del pasto para la alimentación de los animales y el convenio que firmamos con la Gobernación no lo han respetado, porque parte de lo que logramos allí no lo respetaron los delincuentes. Por ejemplo, se robaron una bomba de 20 caballos de fuerza  que cuesta cerca de 10 millones de bolívares. Las pérdidas son cuantiosas. En este momento no podemos precisar los detalles de las pérdidas”.

 

Apoyo urgente
 

El decano precisó que se requiere el apoyo urgente de las autoridades del Estado. “Hablamos con el secretario de Gobierno, Giovanny Villalobos, y nos manifestó que la Guardia Nacional no puede entrar a la granja porque está prohibido porque ellos no están para resguardar bienes. Solo podrían ingresar cuando exista el peligro de invasión, entonces, imagínate, tendríamos que esperar a que ocurra un daño para que pudieran actuar. Creo que las alianzas con las fuerzas del Estado son necesarias y no hemos recibido respuesta. Solo la de Biaggio Parisi y la del comisionado de la parroquia Domitila Flores, Salvador Diamante, quien envió la patrulla y ha estado en contacto con nosotros y nos puso una unidad policial en la entrada de la granja. Pero esto no es asunto de un policía o 2, aquí necesitamos un apoyo contundente, que la gente de la comunidad vea que la granja de la Universidad no está a la deriva, que le duele al Estado, a la institución, a todos”.
 

“Ya la Universidad ha hecho todo lo que puede hacer. Solo en el techo de esa estructura hay una inversión importante que debemos rescatar. Hago un llamado a las autoridades y, además, a la Dirección de Infraestructura (Dinfra) para que puedan retirar ese techo especial antes de que lo desmantelen los delincuentes, que aseguran estar desmantelando la Granja para obtener dinero para comer y es la excusa a la que están apelando”.   
 

La granja Ana María Campos tiene más de 50 años como propiedad de la Facultad de Agronomía. “Es un salón a cielo abierto, donde teníamos corrales con cochinos, ovejas, conejos, una serie de actividades relacionadas con el cultivo del sorgo, materiales y equipos. Lamentablemente, esta situación pone en riesgo la continuidad de las prácticas en sus espacios”.

Vía Panorama/www.diariorepublica.com

Palabras clave:  , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente