Dos amores prohibidos serían la causa del ahorcamiento de las jovencitas argentinas

Publicado el 18 de julio de 2012

Lujan-advirtio-matarse-desaparecer-Yanina_CLAIMA20120718_0082_22La tragedia de Luján Peñalva (19) y Yanina Nüesch (16), quienes habían desaparecido el sábado en Salta y el lunes fueron encontradas ahorcadas, podría haber sido causada por dos amores prohibidos , que mantenían a ambas chicas enfrentadas con sus padres. Por este motivo, los investigadores no descartan que hubieran premeditado quitarse la vida.

El lunes a la noche, horas después de la aparición de los cuerpos en un descampado a 20 cuadras de sus casas, el comisario general Marcelo Lami reveló a Clarín que “hay un problema familiar que los padres no quieren contar”.

Ayer, el juez Pablo Farah, hizo público el resultado de las autopsias.

“No se observan signos de violencia, ni violación”, confirmó. Horas después, cerca del mediodía, Luján y Yanina comenzaban a ser veladas por separado.

Clarín pudo reconstruir gran parte de la vida sentimental de las chicas. Luján salía con Ezequiel Fredes (23), mientras que Yanina estaba de novia con un chico de 17 años (denominado I.G., ya que pidió preservar su identidad), todos del barrio San Carlos.

Ezequiel e I.G. no eran amigos, pero coinciden en que por separado sus novias ya les había advertirlo varias veces que se iban a matar porque sus padres no les permitían seguir con sus relaciones.

Ezequiel confirmó a los medios que recibió un mensaje de texto de Luján con esa amenaza, antes de que la chica fuera dada como desaparecida. “Yo lo tomé como una expresión, ya me lo había dicho varias veces. La llamé y le pedí que dejara de decir tonteras y que hable con su papá”, dijo. Uno de los motivos de discordia con los padres de Luján habría sido que el noviazgo interrumpiera la carrera musical de la joven, que era cantante folclórica, aunque Fredes negó que él quisiera interponerse. Y reveló que la chica tenía “violentas discusiones” con su madre.

Luego, I.G. contó a Clarín que su novia Yanina también venía amenazando con matarse “porque sus padres no permitían que estemos de novios”. La tarde del sábado, I.G las vio cerca de las 13 cuando iba a jugar un partido (es futbolista de las divisiones inferiores de un club salteño). “Pasamos en auto por el barrio y las veo a Yanina con Luján caminando hacia allá (señala hacia el Norte). Nunca más las volví a ver”, dice. Y agrega: “Después un amigo me dijo que Yanina le había enviado un mensaje para que me avisara que se iba a matar. No le llevé el apunte: siempre me decía lo mismo ”.

“Ellos ya venían noviando desde hace unos años –dice el padre de I.G.– y la relación era buena aunque los dos repitieron el curso y ahí a mi hijo le corté la computadora y le quité el celular porque eran las 3 de la mañana y no dejaban de mandarse mensajitos de texto. Fui a hablar con el padre de Yanina para ver si permitía la relación, pero no quiso saber nada”.

El sábado por la noche el juez Farah había mandado a detener a Ezequiel Fredes, pero antes de la medianoche ya lo había liberado por falta de pruebas y porque aportó a la causa los últimos mensajes de texto que le envió Luján. Una alta fuente confió que ya están incorporados en la causa. Y que además, según el relato de Ezequiel, la noche del viernes ambos tuvieron relaciones, ella por primera vez. “En uno de los mensajes, Luján me pide que compre la pastilla del día después, para evitar quedar embarazada”, dijo Ezequiel. Esa noche, Luján volvió tarde a su casa, lo que habría desencadenado una discusión por la que la echaron de su casa, según consta en los SMS (ver Un final…).

El último rastro de las chicas fue el sábado por la mañana, cuando Luján llegó acompañada de Yanina al taller de su padre. Como estaba ocupado le pidió que lo esperara para luego ir a almorzar. Luján se fue con su amiga y no volvió más. Las chicas viven en la manzana 23 del barrio San Carlos. A una cuadra está la pequeña ferretería Virgen de Itatí. “El sábado, no recuerdo la hora, dos chicas vinieron a comprar una soga ‘para saltar’. Le dije que con 2,5 metros iba bien. Pero me dicen ‘queremos saltar juntas’ y me pidieron 2 metros. Pagaron y se fueron”, fue el relato de la dueña que prefirió el anonimato.

Hoy se hará el entierro de las jóvenes. Luego el juez Pablo Farah llamará a sus padres para saber porqué no brindaron a tiempo toda la información sobre los conflictivos noviazgos de sus hijas. El juez también prevé llamar a declarar a Fredes en las próximas horas.

Anoche, los amigos y vecinos de Luján y Yanina iban de una sala velatoria a otra, para lo cual atravesaban de norte a sur el centro de la capital salteña. Lourdes no sale del asombro: “No creo en eso del pacto suicida. No puede. No me entra en la cabeza. Alguien se las llevó y las mató. Luján era una chica llena de vida, siempre estaba sonriendo y soñaba con ser cantante. El mes pasado fue su cumpleaños y nos juntamos en el centro para brindar por sus 19 años. Ella decía que este año iba a despegar con su carrera de cantante, y se reía”.

Otra mujer sale de la capilla ardiente donde está siendo velada Yanina, con un rosario en su mano: “No la conocía, pero vine como madre a darle mi apoyo a los padres de esta chica. Tengo dos hijas y no quisiera que esto me pase por Dios”. Ramiro, un joven del barrio, no deja de mirar las baldosas de la vereda: “El viernes estuvimos chateando los tres (por Luján y Yanina). Me fijé en los mensajes de ellas y en uno Yanina le dice a Luján: ‘Qué cagada que te mandaste. Pero no importa voy a estar con vos. En esta no te voy a dejar en banda’”.

Vía Clarín de Buenos Aires

Palabras clave:  , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente