El papa asegura que permanecerá “oculto al mundo” tras renuncia

Publicado el 14 de febrero de 2013

El Papa Benedicto XVI está preparando su salida definitiva del máximo cargo de la Iglesia Católica.

El papa se despidió hoy de los sacerdotes romanos, a los que agradeció su apoyo y a los que prometió permanecer cerca aunque permanezca “oculto al mundo” tras dejar su pontificado el 28 de febrero.

“Aunque me retire ahora, siempre estaré cerca de todos ustedes en mis plegarias, y ustedes estarán cerca de mí incluso aunque yo permanezca oculto al mundo”, dijo el pontífice durante una audiencia con sacerdotes de la diócesis de Roma, informó la Dpa.

Al igual que en la audiencia general del miércoles, el religioso fue recibido en medio de aplausos y vítores de “¡Viva el papa!”. “Les agradezco su afecto, su gran amor por el papa”, dijo quien es también el obispo de Roma.

Hasta el final de su pontificado el 28 de febrero, Benedicto XVI cumple con las actividades previstas en su agenda. En los próximos días tendrá encuentros con el primer ministro italiano, Mario Monti, el presidente de Guatemala, Otto Pérez, y el presidente rumano, Traian Basescu.

Hoy se anunció que el secretario privado del pontífice, el arzobispo Georg Gänswein, permanecerá junto al papa en su retiro. “Él lo seguirá tras su renuncia, estará con él en (la residencia de verano de) Castel Gandolfo y en la nueva residencia” a la que Joseph Ratzinger se retirará, en un convento, dijo hoy el portavoz vaticano, Federico Lombardi, que corrigió así una versión contraria anterior.

Gänswein, alemán al igual que Ratzinger, mantendrá su título como prefecto de la Casa Pontificia, según Lombardi. El religioso ha atraído la atención de los medios en los últimos años por su aspecto físico, y la semana pasada incluso fue portada de la edición italiana de la revista “Vanity Fair”, con el título: “Ser guapo no es un pecado”.

Benedicto aprovechó su encuentro con los sacerdotes romanos para hablar de antiguos debates teológicos más que sobre su inminente partida. En su discurso, dijo que algunas reformas de la Iglesia de los años 60 han sido “malinterpretadas”.

En alusión a su participación en el Concilio Vaticano II (1962-65), que introdujo amplias reformas, como la celebración de las misas en la lengua local de cada país en vez de latín, el pontífice dijo que en aquel momento se pensaba que “todo debía ser reformado”.

Pero, alertó, una mayor “inteligibilidad” del mensaje de la Iglesia católica no debe llevar a la banalidad. “¿Quién puede decir que ellos (los fieles) entiendan solamente porque es en su lengua?”, se preguntó.

En 2007, Benedicto XVI autorizó el uso del latín nuevamente en las misas, lo que fue elogiado por los grupos católicos más ortodoxos.

Hoy mencionó asimismo las diferentes posiciones dentro de la Iglesia en el Concilio y criticó que los medios las presentaran como “una batalla política, de poder”.

Entretanto, continúa el debate sobre el perfil que debe tener el futuro papa. El teólogo crítico con el Vaticano Hans Küng se mostró partidario de limitar la edad máxima de los papas a los 75 años. “El papa es un ser humano y sigue siendo un ser humano, y su pontificado no es un sacramento y por tanto es temporal”, dijo Küng al diario “Passauer Neuen Presse”.

El límite de edad aprobado en el Concilio Vaticano II para los obispos debería regir también para el papa como obispo de Roma, indicó. En cualquier caso, con su renuncia Benedicto XVI mostró en este aspecto una concepción moderna del cargo, consideró.

Vía DPA

Palabras clave:  , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente