Hampones acaban con la vida de dos amigos al oeste de Maracaibo

Publicado el 13 de junio de 2016

 

morgue-forense-del-Hospital-Universitario-de-Maracaibo-600x330

Los sicarios rondaron varias veces en un vehículo liviano gris. Daban vueltas alrededor de la calle donde estaban parados conversando sus dos objetivos: dos amigos, a quienes  le quitaron la vida la noche del sábado.

Cuando finalizó la cacería, actuaron. El criminal que iba pegado a la ventana trasera derecha bajó el vidrio con rapidez, asomó su cabeza con la pistola que sostenía con sus dos manos y disparó en reiteradas ocasiones, mientras el carro seguía en marcha.

Yondry José Quintero Coronel, de 31 años, y Alex José Rosales Rosales, de 25, cayeron malheridos frente a la casa, en la invasión 14 de Febrero, en el sector Ezequiel Zamora,  parroquia Francisco Eugenio Bustamante, de Maracaibo.

“A ellos les dispararon a las 9:30 de la noche. El carro en el que andaban los delincuentes rondó por la calle  desde las 9:00 de la noche”, comentó un residente del sector.

Tras el atentado, los homicidas huyeron en el mismo carro. Los vecinos, al ver que ya no había peligro, salieron de sus casas a pedir auxilio para los dos hombres que agonizaban en la calle de arena del caserío.

Conocidos de los hombres montaron a Yondri en un carro y lo llevaron hasta el CDI de La Chamarreta, donde ingresó sin signos vitales.

A  Alex Rosales lo socorrieron y lo trasladaron hasta la clínica San Rafael, donde murió también.

En el tiroteo,  una adolescente, de 15 años, presuntamente, novia de Alex Rosales, resultó herida. La llevaron al Hospital General del Sur, donde se mantiene estable.

Familiares de Alex comentaron que era mototaxista y había llegado en su moto a la casa de Yondry en compañía de la menor, quien era su pareja, para conversar y, a los pocos minutos de estar en el lugar, fueron sorprendidos por los criminales.

Los cadáveres  fueron levantados por los  funcionarios del Cicpc y llevados a la morgue de LUZ.

Rosales Rosales tenía varios años trabajando de mototaxista y vivía en la urbanización Sol Amado IV, con su pareja herida. Dejó tres hijos que tuvo con su anterior esposa.

Joselin Segovia, prima de la víctima, aseguró desconocer las razones por la que asesinaron a Alex. “Él no se metía con nadie, era una muy buena persona. No entendemos nada de lo que sucedió, queremos una explicación”, dijo, ayer, la mujer.

Familiares de Yondri no rindieron declaraciones.

Via Panorama/www.diariorepublica.com

 

Palabras clave:  , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente