¿Que quieres niño o niña? ¡Ahora puedes elegir!

Publicado el 30 de julio de 2013

Mujer-embarazada_MUJIMA20110329_0058_32

¿Has tenido un niño y ahora quieres ir a por la parejita? ¿Estáis cansados de tener niños y más niños y queréis que vuestro próximo hijo sea por fin una nena? Sin necesidad de acudir a técnicas médicas de separación in vitro, puedes recurrir a alguno de los métodos que te proponemos a continuación. Sus descubridores aseguran que funcionan. Controla tu alimentación y tu período de ovulación y elige si quieres comprar ropita de niño o de niña durante tu futuro embarazo.

Método Baretta

Aunque parezca una broma, lo cierto es que la alimentación sí influye en el sexo del bebé. Según un estudio de la bioquímica Adriana Baretta, se puede inclinar la balanza a favor de uno u otro sexo simplemente con una dieta y un seguimiento de la ovulación. Este método se basa en la mayor o menor presencia en la dieta de 4 minerales: la relación sodio-potasio sobre calcio-magnesio. Según los alimentos que coma una mujer antes de quedarse embarazada contengan mayor o menor proporción de estas sustancias, el bebé tendrá mayor probabilidades (98%), de ser niño o niña.

La bioquímica partió de los estudios de los investigadores Stolkowsky, Lorrain y Gagnón (Labro y Papa, 1983) quienes observaron la influencia que tienen los minerales en el metabolismo femenino a la hora de seleccionarse el sexo de la descendencia. Luego de una serie de experiencias, precisaron que una proporción elevada de potasio y sodio en la dieta, a la vez que una disminución de calcio y magnesio, favorecía al espermatozoide Y, mientras que la relación contraria favorecía al espermatozoide X.

Siguiendo con datos de esta investigación, se realizó un estudio retrospectivo sobre 99 mujeres con, por lo menos, dos hijos del mismo sexo y se estableció un coeficiente mineral estudiando las dietas de dichas mujeres:

Coeficiente Mineral (CM) Sodio + Potasio / Calcio + Magnesio

Los resultados de este estudio fueron: en el 84,4% de las mujeres que tenían sólo varones, su Coeficiente Mineral era superior a 4, lo que indica una presencia muy alta de potasio y sodio, y en el 84% de las mujeres que tenían solamente niñas, su CM era inferior a 2, por lo tanto un nivel bajo de estos dos minerales.

De esta manera, Adriana Baretta diseñó un método probado ya en 120 mujeres con un éxito del 98%. Las mujeres que recurren a esta práctica hacen una dieta progresiva, durante tres meses, previa al momento de la concepción. En ese tiempo se identifican los períodos más fértiles y el momento exacto de la ovulación. Se hacen análisis de sangre y si todo marcha bien, se da vía libre para intentar el embarazo. Es importante cumplir con el tiempo de preparación, tres meses, puesto que según Baretta “es el tiempo necesario para que el organismo asimile los cambios alimentarios y comience a actuar como filtro a favor del espermatozoide que se desea favorecer. Además necesitamos tres ciclos para que la mujer aprenda por el método sintotérmico a comprobar con exactitud su ovulación, y esto además lo confirmamos con análisis hormonal”.

Por lo tanto, durante ese periodo es tan importante lo que se come como lo que no se come. Si hay un bajo coeficiente sodio-potasio y un alto índice calcio-magnesio, la tendencia es a tener varones. Y para tener niñas, lo inverso. Si una pareja desea seleccionar el sexo de su futuro bebé, el primer paso que debe seguir es realizar una medición del Coeficiente Mineral de la alimentación femenina, a fin de conocer en cuál de los cuatro rangos establecidos (de acuerdo al Coeficiente Mineral) se encuentra previamente la futura madre, con respecto a su hábito alimenticio histórico. Así, por ejemplo, alimentos como las legumbres, los frutos secos, los fiambres, el pescado y la fruta favorecen la procreación de niños; frente a los productos lácteos, acelgas o copos de avena que ayudan a la gestación de niñas. “Aunque debe tenerse en cuenta un equilibrio determinado entre lo que se come y no se come, ya que no basta sólo con ingerir un determinado producto”, precisa la autora del libro.

Agencias

Palabras clave:  , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente