¿Te quedarías? La “Guarida del Lobo” de Hitler es ahora un campamento turístico

Publicado el 16 de septiembre de 2012

image

Ente los densos bosques polacos de la región de Mazuria, cerca de la frontera con Rusia, se ocultaba durante la Segunda Guerra Mundial la ‘Guarida del Lobo’ de Hitler.

Se trataba de un complejo de más de ochenta edificios donde el dictador pasó más de dos años dirigiendo la invasión de la Unión Soviética y donde el ‘führer’ sufrió un atentado.

Hoy es un complejo turístico con guías profesionales, hotel, cámping, restaurante y hasta galería de tiro para los huéspedes.Hasta hace pocos meses, las ruinas de la ‘Wolfsschanze’ sólo eran visitadas por los pocos curiosos que sabían de su existencia.

Su situación, a pocos kilómetros del pueblo polaco de Ktrzyn, en un paraje boscoso y con nieblas casi permanentes, la alejaba de las rutas turísticas. Ahora eso ha cambiado y algunos de los búnkers han sido reconstruidospara albergar un curioso centro de visitantes que pronto incluirá un museo.

image

Por poco más de 25 euros es posible alquilar una habitación de las utilizadas por la antigua guardia personal de Hitler y desayunar en lo que fuera el comedor de tropa.

Después, unos cuantos guías esperan a los huéspedes para explicarles la historia de un lugar cuya existencia permaneció en secreto durante casi toda la Segunda Guerra Mundial.

Cuando Hitler puso en marcha la “Operación Barbarroja” para invadir la Unión Soviética, mandó construir un cuartel general desde el que dirigir las operaciones.

La ‘Guarida’, como él mismo la llamaba, tardó varios meses en construirse y fue ampliada hasta llegar a contar con su propia línea de ferrocarril, un pequeño aeródromo en las cercanías y unos ochenta edificios, entre los que destacaba el búnker personal de Hitler.

Era el centro neurálgico desde el que se controlaban las instalaciones y sus paredes tenían más de dos metros de grosor y estaban hechas de cemento armado reforzado con acero.

Desde las angostas ventanas, orientadas hacia el norte para evitar la entrada directa de la luz del sol, Hitler oteaba continuamente el cielo temiendo ver aparecer los aviones aliados.

Una de sus secretarias escribió en sus memorias que Hitler estaba obsesionado con la idea de que bombardeasen su ‘Guarida’:

“Saben exactamente dónde estamos; espero su ataque cualquier día”.

Sin embargo, la única bomba que estalló en este lugar no vino del cielo, sino de un maletín. 

Un grupo de oficiales nazis atentó contra la vida del ‘führer’ colocando explosivos que debían explotar durante una reunión. El complot, recreado en la película ‘Operación Walkiria’, fracasó porque el encargado de preparar las bombas, Claus von Stauffenberg, sólo pudo colocar uno de los maletines al adelantarse la hora de la reunión.Cuando en octubre de 1944 el Ejército Rojo tomó el lugar, Stalin ordenó la demolición de todos los edificios, pero la tarea no se pudo completar por la gran cantidad de explosivos que habría sido necesaria: se llegaron a utilizar ocho toneladas de TNT en uno de los búnkers, que permaneció en pie y solo perdió el techo.

Las más de 50.000 minas diseminadas por la ‘Guarida’ no fueron retiradas hasta 1955.Los aficionados a visitar los escenarios de la Segunda Guerra Mundial disfrutan de cada momento de su visita a este lugar.

Además de poder visitar las ruinas, pueden practicar en una galería de tiro con armas de aire comprimido que reproducen los modelos utilizados por las tropas alemanas, recorrer en moto el complejo y, cuando el tiempo lo permite, disfrutar del ‘beer garden’ situado junto a los antiguos barracones de oficiales».

Vía elmundo.es

Palabras clave:  , , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente