PANORAMA: El negocio millonario del “buche” de corvina, hasta 500 dólares pagan por kilo

Publicado el 24 de enero de 2016

buche

La mina es el corazón del Lago de Maracaibo y el oro es pescado. O más bien, una de sus especies. La corvina.  Los lingotes  son las vejigas natatorias de este pez, también llamadas “buche”… el buche famoso, afrodisiaco, en riesgo de extinción y, sobre todo, millonario.

La demanda  de estas vísceras en el continente asiático ha desatado  una red de tráfico negro que va desde el pescador que lanza su red en el Lago hasta el comerciante chino que negocia en dólares la compra.

El buche tiene su valor real en el mercado internacional una vez que está deshidratado; totalmente seco.  Para lograr ese producto final, los pescadores han diseñado técnicas rudimentarias que han ido perfeccionando cada vez más para evitar ser descubiertos por las autoridades policiales. 

 Las vejigas natatorias  son extraídas después del proceso de evisceramiento. Una vez que la corvina es sacada del agua es lavada y limpiada, al pez lo abren por la mitad y le sacan la preciada carne blanca.

Alberto Reyes, pescador artesanal, sale en su chalana al amanecer, va en caravana junto con otros hombres,  por seguridad.  Vive en Santa Rita y ese día, como los demás, va con la esperanza de traerse una gran carga de peces.  Afirma que con llevarse dos corvinas bien grandes puede obtener un kilo de buche y venderlo hasta por Bs. 50 mil.

“En los comercios vendemos la carne fileteada y nosotros nos quedamos con el buche para secarlo”, comenta Reyes.
Una vez que el buche es desprendido de las entrañas, los pescadores los ponen a secar en cuerdas con ganchos de madera, como si se tratara de piezas de ropa interior.

“El buche, después de estar expuesto al sol, queda seco como una piedra; eso es lo que compran”, dice.

Los pescadores que se adentraron al negocio ilícito con mayor ambición secan el buche de otra forma.

Hay personas que habilitaron cuartos de casas y las acondicionaron con ventilación y luz artificial para colocar a secar el buche. Utilizan estantes de hierro con malla, como los que usan en las panaderías.

Reinaldo Palmar trabaja fileteando corvina. “Cuando el buche está seco, lo guardamos en sacos de nailon y los vamos acumulando hasta que tengamos bastante cantidad y la vendemos en el puerto”.

La cadena de comercialización es así: El pescador que saca  a la corvina y seca  la pieza vende el kilo desde 4 mil hasta 35 mil bolívares a los comerciantes, éstos a su vez revenden el kilo, ya empacado, entre 50 y 100 mil bolívares en los puertos del país, antes que salga de Venezuela.  Una vez que el producto esté en Asia es pagado por 500 dólares.

 El mayor general Franklin García Duque, jefe de la Redi-Occidente de la GNB, explica que el tráfico del buche de corvina ha desencadenado en un delito ambiental, legitimación de capitales y se ha convertido en un problema de seguridad ciudadana.

“Hay una pesca sin control de este pez en el Lago. Los pescadores no esperan que la corvina esté grande cuando ya la están sacando del agua solo para obtener su buche. Esto es un ecocidio a la naturaleza y pone en riesgo a la especie, por lo que está en riesgo de extinción”, afirma el jefe militar.

“Al ser cotizado el producto en dólares negros se está incurriendo en legitimación de capitales, lo que es un delito penado en Venezuela”, comenta.

Sin embargo, para el jefe militar la mayor problemática está en la seguridad ciudadana.

“La ambición por pescar a la corvina ha desatado en que las mafias maten y roben a los pescadores para quitarle el buche”, dice.

Juan González, pescador de Punta de Palmas, lo confirma: “Vivimos con miedo, sabemos que es un negocio riesgoso, pero es lo que nos está dando dinero. En una oportunidad, unos compradores me amenazaron con matarme si no les vendía el buche a ellos”.

El buche es cotizado en las islas del Caribe y Asia por ser el ingrediente de una especie de exquisitez culinaria.

El platillo exótico es una sopa  denominada “See kow”, un caldo gelatinoso, que aseguran sirve como potenciador sexual, disminuye el colesterol y mejora la circulación.

Fuentes policiales afirman que también los narcotraficantes usan el buche para fabricar dediles para transportar la droga, ya que los perros entrenados “no la pueden detectar”.

Las autoridades en el Zulia le han declarado la guerra al tráfico de la víscera. En los primeros 15 días de enero, la GNB incautó tres toneladas de buche en tres procedimientos.

La semana pasada, los efectivos militares decomisaron un cargamento de 330 kilos del cotizado producto que iban como flete para Hong Kong. El buche estaba empacado en cajas que tenían un sello de la empresa que lo iba a recibir en China.

Endémico de las aguas dulces del Lago de Maracaibo o las aguas salobres en la costa del Golfo de Venezuela, la corvina es el plato gourmet de Asia y la nueva “gallinita de los huevos de oro” que deja zozobra, pánico y extinción.

Trabajo de Panorama/www.diariorepublica.com

Palabras clave:  , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente