Breves importantes

Publicado el 22 de julio de 2012

lUIS fUENMAYORLuis Fuenmayor Toro

El aprovechamiento hecho de la destitución de Lugo en Paraguay, para lograr el ingreso de Venezuela en el MERCOSUR, es una clara lección del internacionalismo pragmático impulsado por los intereses económico-políticos de Brasil, Argentina y Cuba, del cual en este momento se beneficia Venezuela, pero también el propio bloque sudamericano de países que crece y se estabiliza.

La acción de la derecha paraguaya, al destituir al presidente Lugo, ha tenido una seria consecuencia negativa para su política en la región, uno de cuyos puntos fuertes era impedir el ingreso de nuestro país en el MERCOSUR. La suspensión temporal de Paraguay de la organización ha permitido subsanar el inconveniente de su veto a Venezuela. Ésta es la peor sanción que han podido recibir los parlamentarios paraguayos por sus acciones.

Otra buena noticia, que se desprende de la reciente decisión de MERCOSUR de incorporar a Venezuela, es la disposición clara y evidente de Brasil, Argentina y Uruguay, de enfrentar la influencia hegemónica de EEUU en la región y de decidir con base en sus intereses nacionales. Brasil avanza en su consolidación como potencia sudamericana, mientras que a través de su presencia en el BRIC gana terreno importante en el ámbito mundial.

Sin lugar a dudas, las decisiones antes señaladas de MERCOSUR significan también un respaldo al gobierno del presidente Chávez y un mensaje sobre la necesidad de respetar su triunfo electoral del próximo 7 de octubre, si así ocurriese y lo certificase el Consejo Nacional Electoral venezolano. En esta área, Chávez le lleva una clara ventaja a la oposición restauradora, la cual pareciera no tener claro el problema de las relaciones internacionales venezolanas.

Los concejales de Ciudad del Este, Paraguay, demostraron su calaña con la decisión que tomaron de retirar un busto del Libertador del lugar donde se encontraba, como si el Libertador o el busto tuvieran alguna culpa en relación a la causa del odio que parecen tenerle al presidente Chávez. Alguien dirá que se trata de una infantilidad de estos pobres seres, pero realmente es una canallada que dice mucho de su traición a los intereses de Latinoamérica y, por supuesto, a los de su propio pueblo.

La salida de Lugo, sin embargo, se dio sin que la protesta popular hubiera sido importante. Las movilizaciones que se produjeron fueron escuálidas y no duraron ni una semana, lo cual debe llamar la atención en el sentido de que el Presidente depuesto, por alguna razón distinta de las que se han dicho, no las tenía todas consigo. Habría que saber cuál es el nivel real de rechazo de su destitución en la sociedad política paraguaya toda. En Honduras con Zelaya hubo más movilizaciones y más duraderas, pero la victoria electoral fue de Lobo.

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente