ENTREVEO: Soc. Enrique Parra

Publicado el 11 de febrero de 2020

La fracasada cúpula dirigencial del menguado movimiento opositor de Venezuela, desarrolla una acción política violatoria de la Constitucion de la República, dando cumplimiento a la orden yanki de desobediencia jurídico-política, contra la democracia como norma constitutiva del orden político-institucional, instaurado por la mayoría de los venezolanos en elecciones libres, universales, directas y secretas.

 

La dirigencia contrarevolucionaria sumisa a los designios del hegemón, también ha perpetrado el oprobioso delito de traición a la patria, entre otros agravantes, destaca el maledicente trotamundismo de algunos de sus desnacionalizados personajillos, por los países del cabronato imperialista; clamando por sanciones económicas, financieras, comerciales y políticas (padecimiento, sufrimiento y penurias para todos los venezolanos) además de, la execrable suplica por la manida invasión militar contra su propia nación,                – incapaces de alcanzar por si mismo, sus objetivos políticos – sin importarles el genocidio devastador, la desolación y el despojos que pudiere causar.

 

La reciente gira internacional de Juan Guaido – vergonzosa e inutil – por los países de la comparsa del mundo occidental, factura el comportamiento entreguista y apátrida de esa dirigencia derrotada, que no le dice nada al mundo y cada vez menos al pueblo venezolano. El mundo los observa insaciables en el chiquero de la corrupción y frustrados en la ejecución del plan de dominación, para instaurar la antihumana economia neoliberal y vender la Patria cual baratija.

 

No obstante en paralelo, el pueblo en pie de lucha fortifica el Estado Nación venezolano. Estado sustentado en el objetivo estratégico de la autentica democracia: garantizar la transferencia de poder al pueblo, la próspera convivencia social, la paz, la libertad, la igualdad y el bienestar colectivo.

 

Por lo tanto, al observar la dinamica política en Venezuela, es verificable que la democracia participativa y protagónica avanza, se consolida con el sacrificio y estoicismo colectivo en una titánica lucha patriótica, contra el desmesurado ensañamiento yanki que pretende subyugar a un pueblo, que hombro a hombro con el liderazgo político del Comandante Chavez, decidió desatarse una vez más de la ominosa y depredadora dominación extranjera, asumiendo con sentido histórico, la construcción del socialismo del S.XXI.

 

No ha sido fácil, la pelea contra el hegemón es asimétrica, multiforme, controla y usa el multilateralismo, compra voluntades, desestabiliza y es inescrupuloso. Hace caso omiso del Derecho Internacional y de los Derechos Humanos.

 

Asimismo, a pesar de la obsesión supremacista contra la patria de Simón Bolívar, resulta inocultable ante el mundo, que la Revolución -legado de Chavez-  ideológica, política y organizativamente se afianza y perdura erguida e invencible, por encima del fascismo burgués y radicada en la consciencia del pueblo libre, digno, independiente, soberano, republicano y socialista.

Socialismo es Democracia.

ENTREVEO N° 61

Maracaibo, 09/02/2020

Palabras clave:  , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente