Francisco Arias Cárdenas: PRINCIPIOS REVOLUCIONARIOS

Publicado el 21 de octubre de 2020

En estos más de 20 años de gobierno, sin duda los conceptos iniciales de nuestro movimiento original, han decantado. Se han confrontado con la dura realidad cultural, económica, histórica, política del presente en país y en nuestro continente. Con las grandezas y miserias de las conductas aprendidas y heredadas por nuestro propio pueblo.

 

Hemos, sin duda alguna, gobernado y más que eso, batallado con nuestros errores y aciertos, con nuevos y valiosos aportes de ideas y de personas, con aprendizaje de todos, especialmente del propio líder del proceso que nunca dejó de aprender.

 

Si algo debemos preservar, los viejos y los jóvenes que nos decimos bolivarianos y por convicción que brota de nuestra comprensión de la entrega de Hugo Chávez, Chavistas, como un tesoro y como un cedazo para medir nuestras diarias acciones, son los principios fundamentales. Son las bases  éticas y morales, que sin duda se reflejan en la práctica diaria.

 

Repetimos mucho el discurso de Chávez. Repetimos “seamos como Chávez”. El mismo Chávez, compartiendo con el pueblo su liderazgo y responsabilidad señaló que “todos somos Chávez”,  Posiblemente diría que lo seamos en sus principios y en su consecuencia, para batallar por sus ideales.

 

Es urgente rescatar y medir nuestras acciones  con la vida en los principios éticos y morales que sirvieron de razón, que levantó el Movimiento Bolivariano, que motivaron a los jóvenes que el 4F salieron a arriesgar todo para que esos principios reemplacen la “viveza criolla” que malos ejemplos de vida, falsos líderes, sembraron en el alma del venezolano. Ese cambio es Revolución. No podemos llegar en la mañana a un mitin, después de pasar la noche anterior en bacanales y derroche,  que agreden el dolor y el sufrimiento de nuestro pueblo. No podemos decir viva Chávez, si buscamos el negocio como prioridad y no el servicio.

 

Es contradicción decir que defendemos a Chávez, y que no lo traicionamos nunca  si no atendemos con humildad verdadera de corazón al paisano que lo requiere. Leales siempre de verdad en la entrega sacrificada y autentica.

 

La consigna es vacía y agrede a nuestro pueblo, se convierte en traición a la memoria del propio Chávez,  si no practicamos de verdad sus virtudes. Utilizar a Chávez para el poder, para el disfrute, para el dinero, se regresa contra nosotros mismos y pone en riesgo la revolución. Lo primero en la revolución: Los principios que nos enseñó Chávez con el ejemplo.

 

FRANCISCO J. ARIAS CÁRDENAS

[email protected]

Palabras clave:  , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente