¿La democracia participativa es un karma para quién?

Publicado el 14 de agosto de 2013

01_img_6611

 

Por Nicmer Evans

Si en algo avanzó certeramente la democracia en la “era Chávez”, fue en generar la conciencia ciudadana de la soberanía popular, del derecho a participar directamente en los asuntos públicos y creer en una democracia radical, profunda, sin intermediarios.

Desde el proceso Constituyente, Chávez nos enseñó que la democracia representativa era una mentira burguesa que nos hacia ejercer la seudemocracia de los “5 minutos” para hacer una cola cada cinco años con el fin de volver a delegar nuestra soberanía a otro, adquiriendo nuestros derechos como una mercancia que podía consumirse de la mejor manera que quisiera el electo, so pretexto de “la propiedad” cedida, arrendada, invadida.

Antes de Chávez, los políticos eran unos invasores de nuestros derechos ciudadanos, allanaban nuestra fuerza y conquistaban nuesta voluntad a punta de ignoracia. Con Chávez se crearon misiones educativas, se masificó el acceso a la educación, y se nos habló de democracia participativa y protagónica, y de repente, el venezolano que sólo veía protagonistas en las novelas de televisión, se vió al espejo y se dió cuenta que el protagonista era él mismo, sin estereotipos, sin cámaras, sin show. Chávez, expresión de una realidad y sentimiento nacional, fue la punta del iceberg que nos permitió reencontrarmos con la unidad en la lucha, con el coraje para reconquistar nuestros derechos, para aprender que nadie nos puede pintar ” pajaritos en el aire”.

Pero este fenómeno no fue exclusivo de los militantes de izquierda, es que aquellos no identificados con Chávez, hoy en día algo que no podrán nunca negar es que por Chávez la cultura política venezolana es otra. Vemos a opositores reclamando de igual manera su derecho a participar directa y protagónicamente, reconquistando su soberanía, y exigiendo su derecho a discentir y críticar.

Después de todo esto, ¿Alguien cree que se pueda dar un paso atrás en el Legado democrático de Chávez? ¿Cómo le dices a los ciudadanos que participar es un asunto de conveniencia o de circunstancia política relativa, y que por ello se deben calar imposiciones porque soy “hijo”, sobrino o ahijado de alguien? ¿Cómo detener la conciencia de que haber elegido bajo determinada circunstancia, hace año y medio, no es lo mismo que escoger hoy y poder cambiar colectivamente de decisión?

Para algunos, la democracia participativa es un karma que se aplica por conveniencia, para otros, la democracia participativa y protagónica llegó para quedarse, y quien se niegue a ella recibirá las consecuencias de ir contra natura.

Palabras clave:  , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente