Venezuela y petroleo II

Publicado el 14 de junio de 2012

angel-rafael-lombardi Por Ángel Rafael Lombardi

En la década del 20 del siglo XX pasado, la exportación petrolera sobrepasó a la de los rubros agrícolas y pecuarios, y desde entonces esto aún se mantiene, con el agravante, de que la riqueza petrolera es tan generosa que desestimuló a la misma inversión y producción nacional.

El Petróleo, junto al Estado y los Partidos Políticos se asumieron en el sostén del proyecto modernizador que nos llevaría de la Dictadura a la Democracia. Lo primero que tuvieron que hacer los gobiernos post gomecistas, todo ello bajo un anhelo nacionalista intermitente, fue sacudirse progresivamente a las transnacionales petroleras encabezadas por Estados Unidos, Inglaterra y Holanda. Los agentes del “imperialismo” estuvieron por lo demás muy complacidos ante el colaboracionismo entusiasta de unas elites criollas que de explotación petrolera lo único que sabían era cobrar puntualmente el respectivo alquiler en forma de “regalías”.

Muy pocos, como Betancourt o Juan Pablo Pérez Alfonzo, incluso, la gente del Partido Comunista, alertaban acerca de éste ignominioso saqueo, que llevó, dicen las malas lenguas, a que sean los abogados de éstas transnacionales, quienes se encargaban de elaborar las respectivas Leyes de Hidrocarburos venezolanas.

Luego del 18 de Octubre de 1945 hasta la elección de Rómulo Gallegos en 1948, el país le exigió a los extranjeros el famoso fifty fifty que estos a regañadientes tuvieron que aceptar. Este forcejeo vuelve atemperarse con el arribo de la Dictadura de Pérez Jiménez entre los años 1948-1958, lo que permitió a éste militar, la inversión de buena parte de los recursos petroleros en el desarrollo de una infraestructura de inspiración faraónica cuyos vestigios aún pueden rastrearse en el abandonado Hotel Humboldt y el Helicoide, tristemente célebre hoy en día, por ser la sede Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).

Con el arribo de la Democracia bipartidista el 23 de Enero de 1958, se mete en cintura a los mismos militares díscolos y a los brotes de una guerrilla soñadora que con el uso de la violencia se deslegitima así misma. A través de la iniciativa de un lúcido Juan Pablo Pérez Alfonzo (1903-1979) se funda a la OPEP en 1960, creando las condiciones para la definitiva Nacionalización del Petróleo (1976) durante el primer Gobierno de Carlos Andrés Pérez. La Gran Venezuela, de la mano del Petróleo, creó un mundo de ilusiones posibles.

En la década de los 70 la gente cambiaba sus carros Ford tipo LTD todos los años, como si se tratara de una camisa. La emigración colombiana, huyendo de la guerra y la miseria, vino acampar en los bordes de ciudades como Maracaibo y Caracas. Una vez más nos sentimos grandes y prepotentes ante el “vecino pobre”, creyéndonos el cuento de que la riqueza encontrada era un premio por nuestra condición especial de venezolanos.

Historiador

Palabras clave: 

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente