ACV: dos de cada tres víctimas mortales son mujeres

Publicado el 25 de junio de 2012

9a35b7518fEs la segunda causa de muerte en el mundo y la primera de discapacidad. Hasta los 75 años, afecta por igual a ambos géneros. Sin embargo, la mortalidad es mucho mayor en el femenino. ¿Las razones? El impacto del ataque es mayor en términos de secuelas, en las guardias demoran más su atención, acceden más tarde al tratamiento, la tasa de recurrencia es mayor y tienen más factores de riesgo.

El ataque cerebral es la segunda causa de muerte en el mundo y la primera de discapacidad. Si bien hasta los 75 años afecta en forma similar a hombres y mujeres, a partir de esa edad comienza a ser más frecuente en el sexo femenino.

En los últimos años se ha notado una sensible disminución de la mortalidad por ataques cerebrales en los hombres, pero a pesar de los progresos logrados en cuanto a prevención y tratamiento no ha habido cambios en las tasas de mortalidad para las mujeres. De hecho, el 67% de las muertes por enfermedad cerebrovascular ocurre en el género femenino.

Por otro lado, también el impacto del ataque cerebral es mayor en la mujer en términos de secuelas. Ellas suelen tener más depresión, más demencia, más limitación física y más restricciones en sus actividades de la vida diaria que los hombres.

Estas diferencias de género tienen posibles explicaciones y conocerlas permite disminuir el impacto del ataque cerebral en la mujer:

* Demora en las guardias y el tratamiento: algunos estudios sugieren que las mujeres deben esperar más tiempo para ser atendidas cuando consultan por un ataque cerebral en un hospital. Obviamente estos son datos aislados y no podemos generalizarlos, pero son importantes porque desde hace algo más de 10 años existe un tratamiento que permite disminuir el efecto del ataque cerebral isquémico (infarto cerebral). Este tratamiento es el TPA (activador tisular del plasminógeno) y debe ser administrado por vía intravenosa antes de que transcurran 3 horas desde que comenzaron los síntomas.

Para que esto sea posible deben producirse tres hechos fundamentales: en primer lugar, el paciente debe saber reconocer los síntomas del ataque cerebral; luego, el sistema de emergencias debe trasladarlo en forma inmediata a un hospital que esté en condiciones de brindar este tratamiento; por último, el médico de guardia debe actuar rápidamente haciendo el diagnóstico, solicitando la tomografía de cerebro y llamando al neurólogo para evaluar si la persona que ha sufrido el ataque cerebral debe recibir o no el tratamiento.

Desde que el paciente llega al hospital, todo el proceso de evaluación requiere, al menos, de 45 a 60 minutos. La demora que teóricamente soportan las mujeres para ser atendidas en una guardia podría explicar por qué tienen un 30% menos de posibilidades de recibir TPA que los hombres.

* Falta de reconocimiento de los síntomas del ataque: es fundamental familiarizarse con estos signos para consultar de inmediato y acortar los tiempos de acceso al tratamiento.

* Mayor tasa de recurrencia: una mujer que sufrió un ataque cerebral tiene más riesgo de sufrir otro que un hombre. Para revertir esta tendencia, la mujer debería ser extremadamente responsable en el cuidado y tratamiento de los factores de riesgo: controlar su presión arterial, mantener un peso adecuado, hacer ejercicio aeróbico (con evaluación médica previa), controlar la glucosa si es diabética, bajar el colesterol, dejar de fumar y llevar una dieta sana.

* Las mujeres parecen tener factores de riesgo más severos que los hombres. Por ejemplo, tienen mayor frecuencia de enfermedades como la fibrilación auricular (arritmia cardíaca que genera coágulos) y la hipertensión arterial. Hay tratamientos para estos problemas: se recomienda la consulta al cardiólogo ante la presencia de síntomas como palpitaciones o ritmo cardíaco irregular. Es importante informarse sobre los factores de riesgo y sobre cómo detectarlos y controlarlos.

Históricamente se consideró al hombre como más propenso a sufrir enfermedades vasculares. Tal vez este concepto haya llevado a los médicos a subestimar el riesgo en la mujer, condicionando posturas menos "agresivas" a la hora de hacer una prevención intensiva. Por ejemplo, se ha observado que las mujeres reciben menos aspirina que los hombres y aquellas con colesterol elevado reciben menos fármacos para bajarlo.

Antes y después de la menopausia, dos mundos

dolor-cabezaDesde que la mujer ingresa en el período post-menopáusico su riesgo de sufrir un ataque cerebral comienza a ser similar al del hombre. De hecho, hasta comparten los mismos factores de riesgo y mecanismos por los cuales se produce el ataque cerebral. Sin embargo, antes de la menopausia la historia es distinta. Si bien en su edad reproductiva la mujer parece estar protegida por las hormonas que ella misma produce naturalmente (estrógenos y progesterona), hay ciertas circunstancias y enfermedades que pueden ponerla en riesgo de sufrir un ataque cerebral:

1) Embarazo y puerperio: si bien durante el embarazo la mujer está expuesta a un riesgo mayor de sufrir un ataque cerebral, el riesgo es significativamente mayor durante el puerperio (período post-parto). Durante el embarazo mismo, el riesgo del ataque cerebral se relaciona con el antecedente de múltiples embarazos y con la eclampsia (hipertensión y convulsiones durante el embarazo). Llevando esta información a números concretos, una mujer puérpera tiene un 80% más riesgo de sufrir un ataque cerebral que otra de su misma edad que no ha dado a luz recientemente.  Además de los síntomas típicos del ataque cerebral, siempre hay que prestar especial atención a los dolores de cabeza durante el embarazo o el puerperio, lo que debe motivar una consulta médica.

2) Migraña: es un tipo muy específico de dolor de cabeza. Para que un dolor de cabeza sea clasificado como migraña debe cumplir con criterios muy claros que todos los neurólogos conocen (dolor moderado a intenso; por lo general de un sólo lado de la cabeza; pulsátil -que late-; con intolerancia a la luz, los ruidos o los olores fuertes; que empeora con el ejercicio físico como caminar, etc.).

Algunas migrañas son precedidas por síntomas que de cierta manera "avisan" que en pocos minutos comenzará el dolor de cabeza. Esas migrañas con aviso son conocidas como migrañas con aura y se consideran un factor de riesgo para el ataque cerebral. El síntoma más frecuente de la migraña con aura es el "escotoma centellante" que se caracteriza por la pérdida transitoria de la visión en la periferia del campo visual a expensas de un centelleo lumínico característico. Es importante consultar un neurólogo en caso de sufrir migrañas frecuentes porque existen formas de prevenirlas.

3) Anticonceptivos orales: en estudios realizados en Europa y los Estados Unidos durante las décadas de 1960 y 1970 se relacionó a los anticonceptivos orales con un mayor riesgo de sufrir ataques cerebrales, predominantemente en mujeres que fumaban y eran hipertensas. Las recomendaciones actuales, basadas en estos trabajos, sugieren evitar el uso de anticonceptivos en mujeres jóvenes que fuman y sufren migrañas con aura, dado que el riesgo de sufrir un ataque cerebral aumenta hasta 17 veces en estos casos. Estudios recientes sostienen que aquellos que contienen solo progesterona no aumentan el riesgo.

4) Aneurismas cerebrales: tanto las mujeres como los hombres jóvenes pueden ser portadores de aneurismas cerebrales. Cuando se rompen suelen producir hemorragias graves caracterizadas por un fuerte dolor de cabeza que comienza repentinamente (a veces como una explosión), es distinto a los habituales y no mejora con analgésicos. En estos casos es indispensable consultar de inmediato.

Como consejos útiles, es importante disminuir al máximo el riesgo mediante medidas preventivas y nunca deben subestimarse los síntomas del ataque cerebral, aún cuando sean sufridos por mujeres en edad pre-menopáusica.

Por el doctor Luciano Sposato, director del Centro de Stroke, Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro. INECO. (Vía: www.clarín.com)

Palabras clave:  , , , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente