Amenazaron de muerte al padre de la iglesia ‘La Milagrosa’ de Maracaibo

Publicado el 9 de julio de 2019

Dos hampones, de un grupo de seis que aparentemente merodeaba el templo a La Milagrosa, en Haticos, entraron y golpearon salvajemente al párroco Roberto Morales, de 72 años. Lo amordazaron y maniataron con  ganchos de ropa (hierro).

A decir de allegados al templo, “el ensañamiento con el padre Morales fue brutal”.

 

Los hechos se registraron la tarde del domingo 7 de julio, pasadas las 7:00 de la noche.

El par de asaltantes, que llevaba armas de fuego y cuchillos, ingresó a la iglesia y se dirigió a la oficina de la casa parroquial. Allí los dos delincuentes sometieron a unos colaboradores del sacerdote, a quienes también amordazaron y ataron las manos con ganchos de ropa.

 

Con ganchos de ropa  (hierro) maniataron al padre y a varios colaboradores

Terminada la misa de las 6:00 de la tarde, el padre   Morales  se dirigió a la casa parroquial donde fue sorprendido por los asaltantes.

 

“Pedían objetos de valor, nosotros les contestamos que aquí no había nada para robar. Ellos insistían y hablaban de dólares. Finalmente se llevaron    ropa, zapatos, celulares y algo de efectivo. Más allá del robo, lo que nos preocupa es el ensañamiento que tuvieron con el padre, fue brutal”, afirmó el asesor legal y colaborador de la icónica iglesia La Milagrosa, Ángel Calderón.

 

Entre las pertenencias robadas se encuentran las propias llaves de la iglesia.

 

Según Calderón, los hampones ingresaron en la casa parroquial antes de finalizar la misa, maniataron a parte de los colaboradores, entre ellos a él, con amarres improvisados con ganchos de ropa y los encerraron en la parte superior de la casa. Luego esperaron al sacerdote.

 

“Al padre le rompieron unos sacos de harina en la cabeza y le echaron detergente en la cara. Lo golpearon y amenazaron de muerte. Nosotros no podíamos hacer nada, estaban armados con cuchillos y armas de fuego y nos habían puesto unos pantalones en la cabeza para que no pudiéramos verlos. Solo escuchábamos los gritos del padre y golpes contra las paredes. Ellos decían que nos iban a matar a todos, el padre les contestaba que solo lo mataran a él, que él estaba listo”, aseguró el colaborador de la iglesia.

 

 

 

 

 

 

Actualmente las actividades en  La Milagrosa  se encuentran suspendidas.

 

El miedo sigue rondando la casa parroquial ante la amenaza de   los agresores.

 

“Por ahora la iglesia está cerrada. Tenemos que cambiar las cerraduras, invertir nuevamente en seguridad, y esperar que el padre se recupere del todo. Es muy pronto y aún estamos muy afectados”, afirmó Calderón.

 

Vía Panorama/Diario República

www.diariorepublica.com

Palabras clave:  , , , , , , , , , , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente