Aquí está la novela macabra que conmocionó al municipio Miranda

Publicado el 8 de noviembre de 2013

image

A Renny José Fuenmayor González, de 45 años, lo traicionó su compañera de vida y el mayor de sus cuatros hijos.

Sus parientes se confabularon para asesinarlo y luego enterrarlo en su finca, ubicada en el kilómetro 42 de la zona rural de Miranda.

 Los trabajadores de las fincas Mi Caballo y Rancho Sorte, ambas propiedad de Fuenmayor, denunciaron la desaparición y las sospechas del homicidio en el Destacamento 33 de la Guardia Nacional. Después de cuatro días hallaron el cuerpo en estado de descomposición a unos 800 metros de su granja.

El cadáver lo enterraron a 80 centímetros de profundidad. Su primogénito, Renny Segundo, cavó la fosa.Las sospechas del homicidio comenzaron desde el pasado domingo, en horas de la mañana, cuando los  empleados no vieron salir de la finca Rancho Sorte a su patrón, a donde había llegado junto a su esposa Elida Antonia Rodríguez, de 43 años, en horas de la madrugada de una fiesta.

José Fuenmayor resaltó que su primo acostumbraba a salir desde la mañana a trabajar y hablar con los obreros. Eso nunca sucedió.

A eso, los empleados le sumaron las actitudes extrañas de Rodríguez y Renny Segundo, de 22 años, el mayor de sus hijos, a quienes avistaron con una pala y montados en un tractor con destino hacia la finca Mi Caballo, localizada justo al frente de Rancho Sorte. 

AngustiaLos empleados al preguntarle a Rodríguez y al muchacho sobre el paradero del hombre, estos les respondieron que estaba de viaje para Colombia. A los trabajadores les extrañó que viajara sin notificarle a los encargados y sin dejar instrucciones de trabajo.

Nuevamente los obreros de la finca Rancho Sorte observaron a madre e hijo cuando salían por segunda vez hacia la finca del frente y regresaron pasada las 7.00 de la noche. Tres horas después salieron por tercera y última vez con una desmalezadora y una pala. Los montaron en una Ford Super Duty, de la víctima, luego arrastraron un bulto y lo embarcaron en la parte trasera de la camioneta.

La esposa y el hijo se dirigieron hacia la finca Mi Caballo, donde tardaron unas cuantas horas. El primo de la víctima cree que el lunes ya estaba muerto. Se enteraron de las sospechas por los trabajadores el día martes y el miércoles en la mañana denunciaron el caso en el comando de la Guardia Nacional ubicado en la carretera Wílliam y a la Policía científica de Cabimas.

Las comisiones llegaron hasta el predio Rancho Sorte en búsqueda del propietario. En el lugar solo hallaron a Renny Segundo, quien aseguraba que su padre estaba de viaje. Simultánea a la entrevista que le hacían al hijo, otro puñado de efectivos guiados por los empleados se dirigió hasta la finca Mi Caballo en búsqueda del cuerpo, que en menos de media hora lo hallaron desnudo, envuelto en un edredón anaranjado con estampados. El hombre presentó un disparo en la cabeza.Al descubrir el cadáver y sin cuartada, el joven se vio en la obligación de confesar lo sucedido:

“Mi mamá lo mató, yo solo la ayudé a enterrarlo”, relató el primo de la víctima. Después de desenterrar el cadáver los funcionarios de la Policía científica lo trasladaron hasta la morgue del cementerio de Cabimas.Se desconocen las causas del homicidio. Elida Rodríguez huyó de la finca. Hasta el momento se desconoce su paradero. Rudy Fuenmayor, hermana de la víctima, dijo que ambos reflejaban estabilidad en su relación. Era una pareja con 23 años de unión matrimonial y que nunca se separaban uno del otro.

Vía La verdad

Palabras clave:  , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente