Un 750 aplastó a cinco personas en las tuberías

Publicado el 22 de octubre de 2012

image

Más de 30 jóvenes bailaban ayer a las 2.00 de la mañana en ambos canales de la carretera a Tulé, sector Las Tuberías, cuando un camión 750 a toda velocidad aplastó a unos y disparó a otros como balas humanas.

La música y el licor prepararon el ambiente de la desgracia. En la casa 98-63, calle 12 con avenida 99 del barrio La Guajirita I, sector Las Peonías, parroquia Ildefonso Vázquez, estaba prendido un open.

En la entrada de la vivienda un cartel anunciaba “El regreso de la rumba” desde las 8.00 de la noche del viernes “hasta que el cuerpo aguante”.

El patio estaba repleto. “La música estaba tan buena que se quedaron bailando en la calle”, cuenta Rosario Montiel, organizadora del evento y dueña de la casa.

El exceso de tragos animó la imprudencia. Retumbaban el reggaeton y el vallenato. Todo quedó en silencio cuando el estruendo del camión contra los bailadores, mezclado con los gritos de las víctimas y los testigos, anunciaba el fin de la rumba.

Eduardo González presenció el suceso. “Yo también estaba bailando en la calle. Me senté a beber en la tubería porque, si no, estuviese muerto. Vi cuando el camión siete y medio azul con planchón blanco pasó embalao y se llevó a la gente por delante sin frenar ni recortar. En la parte de atrás del camión venía un muchacho que salió volando, cayó más adelante y a ese también le pasó por encima”.

Aún bajo efectos del alcohol, el joven -de rasgos indígenas- explicó que los rumberos vinieron de sectores aledaños: Cuatro Esquinas, San Juan, Patria Bolivariana, Santa Elena, Etnia Guajira y El Mamón.

Parientes de los arrollados afirmaron que el transporte venía “sin luces”, pero González desmintió. Narraba desde el mismo lugar donde vio cerca de una docena de cuerpos ensangrentados y tirados en la calle.

Ahora solo quedaban zapatos, vidrios rotos y manchas de sangre en el pavimento.Los sobrevivientes aseguraron que el autor de la masacre era un “bachaquero” y anunciaron que hoy protestarían con las urnas de las víctimas frente al Dibise, en la vía Troncal del Caribe.

“No puede ser que los guardias nacionales sigan matraqueando; les dan millones por pasar la gasolina, pero a nosotros nos están acabando”.

Las víctimasLa identificación de fallecidos fue imprecisa. Los familiares levantaron varios cuerpos sin esperar a las autoridades para velarlos, según las costumbres wayuu, en cada hogar.

De cinco víctimas fatales solo ingresaron a la morgue de Maracaibo Yarima del Mar Pineda Ramírez (18 años) y Yohan Antonio Ramírez Godoy (17).

Los familiares confirmaron el deceso de Eduardo Morales (17). Se desconocen los nombres de los restantes. Al final de la tarde de ayer corrió el rumor de que los fallecidos superaban la decena.

Entre los heridos trasladados al Hospital Universitario de Maracaibo figuran Carlos González (32), de oficio albañil, con politraumismos; Andri Montiel (20), con fractura de clavícula; Génesis Yoel (17), que presentó fractura de cadera; Joel Hernández; Ángelo Morales (25) y Osvaldo Rodríguez (26), el de peor condición, entubado y en coma. Al

Adolfo Pons ingresaron Orángel Palmar y Lorenzo Pirela, ambos de 16 años.Yarima del Mar Pineda Ramírez (18 años). Trabajaba como doméstica. No tenía pareja ni hijos. Era la mayor de cuatro hermanos.

Yohan Antonio Ramírez Godoy (17 años). Estudiaba bachillerato. Estaba entre los menores de 11 hermanos. Residía en el barrio San Juan.

Imprudencia de “bachaqueros”

Las últimas víctimas de los contrabandistas de combustible por accidentes de tránsito han sido jóvenes de entre 16 y 18 años en su mayoría, igual que en el caso de Ángel Enrique Mirabal Gámez (18 años), el deportista del Irdez arrollado frente al semáforo de entrada a San Jacinto, en la avenida Guajira, el 18 de octubre pasado.

Un “bachaquero” lo impactó cuando venía en una bicicleta de visitar a su novia. 50 jóvenes han sido asesinados en fiestas open desde finales de 2011

Fiestas prohibidas

Desde el 2 de abril de 2012 Adrián Romero, intendente de Maracaibo, anunció que las fiestas tipo open estaban prohibidas en las barriadas marabinas.

Resaltó en su momento que quienes incumplieran la medida serían sancionados o detenidos.”En la parte de atrás del camión venía un muchacho que salió volando, cayó más adelante y a ese también le pasó por encima”. Eduardo González. Invitado en la fiesta

Hiram Aguilar Espina/Diario La Verdad

Palabras clave:  , , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente