¿Son los gobernadores chavistas un plomo para el Presidente el 7-O?

Publicado el 27 de septiembre de 2012

image

En al menos 10 estados el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se las ingenia para que la imagen de Hugo Chávez como candidato a la reelección por Miraflores no se vea empañada por las divisiones internas y el descontento de las bases que existe con los dirigentes locales.

A poco más de una semana para los comicios presidenciales, el primer mandatario se cuida de mostrarse con liderazgos rechazados por la colectividad.

Marcos Hernández, consultor político y director de la encuestadora Hercon Consultores, asegura que pese a que los gobernadores se medirán en diciembre, para el 7-O su intención de voto es “totalmente vinculante” con la elección presidencial.

“Su liderazgo (el de Chávez) puede que sea superior al de los mandatarios regionales, pero eso tiene una complejidad que va más allá porque la gente ahora vincula la ineficiencia de los gobernadores con la del Gobierno nacional”.

El sociólogo afirma que los estudios realizados desde el año pasado demuestran un nivel de rechazo hacia los gobernadores oficialistas que va entre 65 y 75 por ciento.

“La inseguridad, la corrupción y la ineficiencia de los servicios públicos son las principales variables que la gente más le asigna corresponsabilidad al gobernador y al Presidente. Las bases chavistas no están confiando en esos liderazgos. Han perdido credibilidad por sus prácticas gerenciales y de corrupción. Eso les ha marcado la destrucción”.

Los raspaos
Anzoátegui, Sucre, Bolívar, Mérida, Falcón, Monagas, Trujillo, Aragua, Portuguesa y Vargas serían algunos de los estados, actualmente gobernados por el PSUV, que sortean la marea de descontentos internos y se las ingenian para que el 7-O eso no afecte al comandante.

Casos como los de Monagas y Lara, donde sus mandatarios, José Gregorio Briceño y Henri Falcón, pasaron al bando opositor, mantienen en evaluación al chavismo.

Al resto se suman las divisiones internas entre aliados. El revés de los exmiliantes del PPT y Podemos le añadió voces nuevas que considerar.

Ellos, sumados al PCV, Redes, MEP, Tupamaros, entre otros, se convierten en los rebeldes para las elecciones del 16 de diciembre.Pero desde las filas del PSUV insisten en edulcorar la amarga situación y ordenan que sin 7-O no hay 16-D.

Así, todos deberán demostrar números en 10 días si quieren seguir respirando. 

Radiografía en rojo

Anzoátegui. 

Chávez, en su visita de julio a este estado, reprochó la mala gestión de Tarek William Saab. El nombre de Miguel Pérez Abad, presidente de Fedeindustria, le ronca en la cueva del mandatario, y hasta Aristóbulo Istúriz empieza a ganar terreno a lo interno.

Bolívar. 

Aunque la aspiración de Francisco Rangel fue ratificada hace algunos meses por Chávez, en el estado es conocido el rechazo por las bases. Desde el PCV y el MEP han dicho que no respaldarán su tercera reelección. Y tras la inscripción del Cleb, los consejos comunales se alzaron alegando no ser escuchados por el dirigente.

Sucre. 

Su gobernador, Enrique Maestre, se enfrentó a los que pedían su renuncia. Luego entró en conflicto con Rafael Acuña, alcalde de Cumaná, quien se levanta como posible sucesor. Las encuestas le dan 82 por ciento de rechazo.

Monagas. 

La separación del gobernador José Gregorio Briceño del presidente Chávez y la posterior adhesión a la Mesa de la Unidad Democrática no solo generó roces entre los factores oficialistas, sino que también ha empezado a despertar un rechazo a la imposición de Diosdado Cabello como abanderado, quien sigue arrastrando su derrota en Miranda.

Trujillo. 

Hugo Cabezas, su gobernador, es acusado de corrupción y de tráfico de influencias para favorecer a familiares y amigos en puestos claves. Temístocles Cabezas, alcalde de Valera, suena como sucesor.

Aragua. 

Rafael Isea es de los pocos que el Presidente ha ratificado para la Gobernación, pero esto hace seis meses fue visto como otra imposición. En la región se escucha el retorno de Didalco Bolívar para apaciguar tensiones, o el general Clíver Alcalá Cordones.

Mérida. 

Marcos Orellana, gobernador en ejercicio, desde hace buen rato es blanco de críticas a lo interno del PSUV. El Gobierno incluso apostó en un principio por el ministro Tareck El Aissami, quien luego quedó descartado al ser enviado al Táchira. El gobernador merideño tiene fama de “chavista light”.

Falcón. 

La reelección de Stella Lugo es rechazada por las organizaciones aliadas al PSUV. Ni el PCV ni el Movimiento Electoral del Pueblo la aprueban. En la zona se asoma el nombre de su esposo, Jesús Montilla, vicepresidente de la región nororiental del PSUV, pero encuentra resistencia de Oswaldo Rodríguez León, alcalde de Coro.

Portuguesa. 

El gobernador Wilmar Castro Soteldo busca la reelección a pesar de que su gestión es rechazada. En la visita de Chávez este semana, se leía en una pancarta: “Chávez sí, Castro NO”.

Vargas. 

En este estado, el alcalde Alexis Toledo se enfrenta al gobernador José Luis García Carneiro por pugnas electorales, quien, pese a manejar funciones específicas en el Comando Carabobo nacional, no es confirmado para la reelección.

 El análisis

Carlos Raúl HernándezAnalista político”Por algo Chávez adelantó las elecciones presidenciales a las de gobernadores y alcaldes.

Se da cuenta de que la mayoría de sus candidatos está muy mal y eso tiene que ver con la forma como fueron escogidos, de manera autoritaria, y la gestión que han dejado en las regiones.

Ni siquiera la designación de los hombres de su mayor confianza para los estados claves le ha funcionado para ganar votos para el 7 de octubre. Para él el objetivo es ganar las presidenciales y la segunda le vendrá como pan comido. Creo que cualquier cosa que pase con los candidatos a gobernadores tiene que ver con el éxito o fracaso del candidato presidencial”.

Vía Diario La Verdad/Nailibeth Parra Carvajal

Palabras clave:  , , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente