Assange dejó picáos a los gringos, pero ¿Cuidaíto con un Wikileaks de Correa mijo?

Publicado el 16 de agosto de 2012

assange(2)Fuera de los círculos periodísticos y políticos, la mayoría de ecuatorianos se pregunta ahora con más intensidad: ¿quién es el señor Julian Assange y qué es Wikileaks? Y más cuando hoy su país le concedió asilo diplomático.

Los grandes titulares de los periódicos ecuatorianos en 2010, que empezaron a informar de las denuncias de irregularidades del Departamento de Estado norteamericano en los conflictos de Irak y Afganistán, daban a conocer entonces a la sociedad de Ecuador de unas filtraciones de información a través de un portal llamado Wikileaks.

Tras ello, aparecían las fotos de un personaje alto, casi albino, muy lejano al biotipo andino y tropical de los ecuatorianos: el periodista australiano Julian Assange, creador de ese portal.

Un nuevo acercamiento con la opinión ecuatoriana tuvo Assange a inicios de 2011, cuando Wikileaks entregó 1.500 cables secretos que hablaban de comentarios de la embajada de Estados Unidos en Quito sobre la política interna de Ecuador.

Uno de ellos, atribuido a la entonces embajadora de Estados Unidos Heather Hodges, aseguraba que el comandante de la policía ecuatoriana cometió actos de corrupción y que a sabiendas de ello, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, lo eligió al cargo.

La reacción de Correa fue la expulsión de la embajadora Hodges y Estados Unidos hizo lo propio en reciprocidad con el embajador ecuatoriano.

Hace un año se perfiló un cambio en la relación entre Assange y el gobierno ecuatoriano. Sus denuncias, que aparecieron antes en los diarios independientes, empezaron a publicarse seriadas en el periódico oficialista "El Telégrafo", escogiendo cables que afectaran sobre todo a opositores al gobierno.

Esa cercanía llegó a su tope cuando el presidente Correa accedió a una extensa entrevista con Assange, para el sitio "Rusia Today".

Hace dos meses, el australiano ingresó a la embajada de Ecuador en Londres a solicitar asilo político, ya que sentía en peligro su vida por una posible extradición a Estados Unidos vía Suecia, país que le quiere juzgar por delitos sexuales.

Según el analista Francisco Rocha, estos hechos "no tienen un interés real" entre el común de los ecuatorianos, a los que "nos llama la atención otros temas", dijo a dpa.

Rocha destacó sin embargo que en general la sociedad ecuatoriana "siempre se ha expresado a favor de los derechos humanos, como ahora acaba de hacerlo el gobierno".

En estos dos meses, Ecuador sometió a análisis la solicitud, mientras que Assange escogía al juez español Baltasar Garzón como su abogado.

Previo a la concesión del asilo diplomático, Inglaterra alertó a Ecuador de la posibilidad de entrar a su legación en Londres a fin de capturar a Assange y cumplir con la extradición a Suecia.

La alerta fue tomada como una "amenaza" por parte de Ecuador, cuyo canciller reaccionó enérgicamente rechazando esa posibilidad y advirtiendo con una respuesta con fuertes "acciones diplomáticas".

Los nombres Wikileaks y Assange y el asilo concedido a éste vuelan ahora por el mundo, aunque la realidad de su importancia e impacto pasen bastante desapercibidos para la colectividad ecuatoriana.

dpa

Palabras clave:  , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente