Los candidatos mexicanos le sacaron el cuerpo al tema de los narcos

Publicado el 30 de junio de 2012

Elecciones-México-2012Pese a que en los últimos años hubo hasta 80.000 muertos, los candidatos apenas se refirieron al asunto.

Cabezas rodando por las carreteras, pedazos de cuerpos calcinados dentro de un auto o cuerpos colgando de los puentes. Esas imágenes que han dado la vuelta al mundo resumen el clima de violencia narcotraficante que sacude a México y que ha dejado en los últimos seis años entre 50.000 y 80.000 muertos. Curiosamente, o no tanto, el tema ha estado ausente en esta campaña electoral y los principales candidatos apenas se han referido a él, siempre con generalidades pero nunca con planes concretos para hacer frente a uno de los flagelos que castigan a gran parte de los 112 millones de habitantes de México.

“La ausencia del tema en la campaña tiene su explicación. La estrategia del presidente Felipe Calderón de enfrentar a la violencia narcotraficante con el ejército en la calle tiene un altísimo grado de aceptación, sobre todo en el norte, donde se concentra el mayor número de muertos”, explica a Clarín el analista Raymundo Riva Palacio.

Ese apoyo a Calderón se manifiesta en dos encuestas recientes: “El 83% de la población del país está de acuerdo con el uso del ejército en la lucha contra los carteles y, además, el 38% apoyaría que tropas de los Estados Unidos colaboraran en ese combate”, dice a Clarín el especialista Jorge Chabat, del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

“El costo político de criticar al gobierno es muy alto y ningún candidato quiso meterse en una pelea que no le iba a dar réditos electorales”, agrega Riva Palacio.

Pese al alto nivel de popularidad de Calderón, su gobierno será recordado por la violencia narcotraficante y sus víctimas . Esta situación comenzó en diciembre de 2006, cuando el gobierno anunció un operativo contra el crimen organizado en Michoacán, donde ese año se habían contabilizado unos 500 asesinatos de narcotraficantes.

La decisión de involucrar al ejército en ese combate y en las calles trajo alivio a la población, pero al mismo tiempo desató una guerra de todos contra todos entre los carteles , que luchan a punta de pistola para quedarse con el control de un negocio varias veces millonario. Así, los estados ubicados a lo largo de la extensa frontera con EE.UU. se convirtieron en escenario de los crímenes más macabros.

“A raíz de los golpes que recibían debido a los arrestos, hubo una diversificación del negocio de los carteles. Dejaron de dedicarse sólo al tráfico de droga para ampliar sus negocios a la extorsión, secuestro de inmigrantes, robo de combustibles o falsificación de productos. La necesidad de amedrentar a sus rivales y a la sociedad hizo que los asesinatos se hicieran más frecuentes y crueles, con decapitaciones, fosas colectivas, cuerpos colgando de puentes y matanzas que alcanzaron a inocentes”, dice Riva Palacio.

Los tres principales candidatos a la presidencia, Enrique Peña Nieto, del PRI, Andrés Manuel López Obrador, del PRD, y Josefina Vázquez Mota, del oficialista PAN, defienden la idea de mantener el ejército en las calles y, con matices, crear una policía específica que se dedique a la lucha contra el narcotráfico para quitar del medio a las policías locales, sospechadas con fundamento de connivencia con los narcos.

Restará saber qué pasará a partir del 1° de diciembre, cuando asuma el nuevo gobierno. “El próximo presidente no la tendrá fácil. Si pretende diferenciarse y fracasa será un gran golpe. Pero es cierto que así no se puede seguir”, concluye Chabat.

Vía Clarín de Buenos Aires/Pablo Biffi

Palabras clave:  , , , ,

// Haz clic en "Me Gusta" y sigue informado

// Lea también

Loading...

// Comente